Paraísos naturales en la provincia de Ourense

La provincia de Ourense cuenta con una amplia oferta de espacios naturales. Aquí tenemos cinco ejemplos: tres parques naturales, dos paisajes protegidos y la Ribeira Sacra, que trabaja en su candidatura para convertirse en Patrimonio de la Humanidad ¡Todo en la misma provincia! ¿Dónde? Aquí mismo:

Ribeira Sacra. 26 ayuntamientos del sur de la provincia de Lugo y del norte de la de Ourense se juntaron para ofrecernos este paraíso dibujado por grandes ríos, y cargado de patrimonio histórico artístico y natural. Aquí se practica la llamada viticultura heroica, llevada a cabo en vertiginosos bancales con vistas al Miño y al Sil, que da como resultado unos vinos de primera. Encontramos un paisaje con vistas inigualables desde miradores como As Penas de Matacás, en Castro Caldelas, o los Balcones de Madrid, en Parada de Sil; embarcaderos desde los que hacer excursiones en catamarán o practicar deportes náuticos; joyas arquitectónicas como el monasterio de San Pedro de Rocas, en Esgos, o el de Santa Cristina de Ribas de Sil, en Parada de Sil; rutas de senderismo como las que nos llevan por el Bidueiral de Montederramo o a pie de río, por las pasarelas del Mao… Y todo a mano de centros urbanos de interés, como Castro Caldelas, con su castillo, Manzaneda, o Pereiro de Aguiar, que hasta cuenta con parque acuático.

Serra da Enciña da Lastra. Dicen que una gran encina les servía de guía a los viajeros que atravesaban los montes por la zona de Rubiá, al nordeste de la provincia. Y de ahí le vino el nombre a la sierra. Es parque natural desde 2002, y abarca la sierra y un valle calcáreo lleno de barrancos, como el de O Val do Inferno. El suelo, de gran interés geológico, presenta multitud de palas (grutas), donde anidan muchos murciélagos. Otra curiosidad es la presencia de especies vegetales de tipo mediterráneo, la misma encina, por ejemplo, y otras, como el orégano o el tomillo. Por otra partes, hay hasta 25 tipos diferentes de orquídeas. Para descubrir la sierra con calma, disponemos de hasta 10 sendas acondicionadas, e incluso servicio de guías. Cuenta con 9 miradores, entre ellos, el de Tanque de Covas, en Vilardesilva, o Alta da Escrita, en Biobra.

Val do río Navea. Dentro de los confines de la Ribeira Sacra se esconde este paisaje, protegida desde 2008, que ocupa 691 ha en la comarca de Trives, dentro de la ZEC del Macizo Central ourensano. Es un valle montañoso diseñado por el río Navea, afluente del Bibei por su izquierda, y marcado por una geología particular y por la abundancia arbórea, como vemos en la gran fraga de San Xoán de Río o en los soutos (castañales) típicos de la comarca de Trives. El protagonista del valle es Ponte Nave, puente que une los municipios de San Xoán de Río y A Pobra de Trives. Cuenta con un arco apuntado de 20 m de luz y fue construida en la Edad Media sobre los restos de un puente romano, en el camino de la famosa Vía Nova. Cerca de allí hay un miliario romano, dedicado a los emperadores Tito y Domiciano, y los restos de la mansio romana de Nemotóbrica. En la zona, espesa vegetación, árboles autóctonos y construcciones tradicionales muy antiguas.

Serra do Invernadeiro. Este parque natural, desde 1997, sí que es un destino para desconectar, pues no tiene ningún tipo de población humana. Se encuentra al sur del Macizo Central, en el municipio de Vilariño de Conso, al sudeste de la provincia, entre los ríos de Ribeira Grande y Ribeira Pequena y las sierras de San Mamede, Queixa y O Fial das Corzas. Destaca por la rica biodiversidad, con presencia de mamíferos como corzo, ciervo o cabra salvaje; también hay truchas, y ruta apropósito de ellas, y una geomorfología muy interesante, con suelos ricos en cuarcita y circos glaciares, cascadas… Tiene una extensión de 5.722 ha y cuenta con 6 rutas de senderismo.

Baixa Limia-Serra do Xurés. Este es el parque natural más grande de Galicia, con 30.000 ha. Fue declarado parque natural en 1993. Está en la raia seca y, junto con el Parque nacional Peneda-Gerês conforma el núcleo de la Reserva da Biosfera Tranfronteiriza Gerês-Xurés. Aquí el paisaje está lleno de bolos graníticos o piedras caballeras, de origen glaciar. Es un sitio estupendo para el avistamiento de águila real, águila perdiguera, corzos, ciervos, cabra montesa y caballos y vacas. Para no perdernos nada, tenemos hasta 11 rutas de senderismo, que nos llevan por el paisaje entre ríos, montañas, mámoas, alvarizas (colmenares amurallados)… En Lobios se halla el centro de interpretación del parque. Allí también está Portela de Home, con vestigios de miliarios romanos. Más huella romana encontramos en Baños, en el complejo arquitectónico de mansio y campamento de Aquis Querquennis, visible según el caudal del embalse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *