Paraísos naturales en la provincia de Lugo

Además de otros espacios protegidos, la provincia de Lugo cuenta con tres reservas de la biosfera, una de ellas, la más grande de Galicia. Esto ya es síntoma de paraíso… ¿Lo encontraremos entre montañas? ¿Paseando a la orilla de un río? ¿En verdes valles?… Aquí tenemos eso y más. ¡Marchando cinco paraísos naturales!

Ancares lucenses. Al este de la provincia se extiende la sierra de Os Ancares, que también tiene parte en León. Los municipios de la comarca son Baralla, As Nogais, Pedrafita do Cebreiro, Becerreá, Navia de Suarna y Cervantes. Estos tres últimos conforman desde 2006 la Reserva de la Biosfera de Os Ancares y montes de Cervantes, Navia de Suarna y Becerreá.

La sierra va por el curso alto del río Navia, en el que vierten sus aguas cientos de regatos y ríos. La intimidad de la que goza este espacio escondido en las montañas ha asegurado su conservación como un reducto de lo más auténtico de la zona, lleno de flora y fauna autóctonas, costumbres de hace siglos, construcciones tradicionales todavía en pie… O Cebreiro, además, es la entrada del Camino Francés.

En estos valles y montañas, que cada estación cambian de color, no solo nos esperan muchos bosques, de tipo atlántico e incluso mediterráneo, sino también, restos prehistóricos, castros, yacimientos mineros de la época romana… Desde luego, las construcciones más singulares son las pallozas de Piornedo. Para conocer a fondo la cultura de la zona, podemos visitar el Conjunto etnográfico de Cervantes, con una palloza museo.

El pico más alto de Os Ancares lucenses, y de toda la provincia, es el de O Mustallar, de 1.935 m, que sirve de frontera con la provincia de León. Aunque no subamos tan alto, hay miradores de altura, como el de As Nogais, a 650 m, con unas vistas impresionantes sobre la Torre de Doncos.

O Courel. Seguimos en la alta montaña en esta sierra al sudeste de la provincia, entre valles y ríos como el Lor, el más importante. La zona protegida abarca la mayor parte de la sierra, en los concellos de Folgoso do Courel, donde está el Aula de la Naturaleza de Moreda, y Seoane.

Aquí encontramos cumbres de hasta 1.500 m, una espesa vegetación, con bosques de tipo atlántico, mediterráneo y las características devesas, fragas de muchas especies, por lo general situadas en las cabeceras de los ríos, como la Devesa da Rogueira. También hay castros (Torre, Vilar…); asentamientos romanos en relación con la minería (Esperante, Seoane); construcciones medievales, como la iglesia monasterial de Visuña, donde pasó la niñez Alfonso II; elementos etnograficos (alvarizas, ferrerías…). Por otro lado, es destacable la importancia geológica de O Courel, donde abundan las cuevas, y donde tenemos un monumento geológico: el plegamiento de Campodela-Leixazós.

Terras de Burón e río Eo. Esta zona que comprende los 3 municipios de Terras de Burón (A Fonsagrada, Ribeira de Piquín y Negueira de Muñiz), y 4 de la zona del Eo (Ribadeo, Trabada, A Pontenova, Baleira). Junto con 7 municipios asturianos, conforman la Reserva de la Biosfera Río Eo, Oscos y Terras de Burón.

Lo cierto es que el paisaje es muy completo, con litoral cantábrico, lechos fluviales, el estuario y desembocadura del Eo y sierras y montañas. Además del montón de senderos que se tenemos a nuestra disposición por aquí, hay dos rutas del Camino de Santiago: el Camino del Norte y el Camino Primitivo, y otras como la del Ferrocarril del río Eo, vía verde que sale de A Pontenova y termina en San Tirso de Abres, en Asturias. El patrimonio histórico no es menos, con mucho dolmen, castro, arquitectura religiosa y civil, y grandes núcleos urbanos como Ribadeo.

Terras do Miño. Esta zona, reserva de la biosfera desde 2002, la más grande de Galicia, abarca la cuenca alta y parte de la baja del río Miño, y las tierras que lo rodean, muy variadas, con zonas de cultivo, zonas llanas con humedales, como la Lagoa de Cospeito, y humedales de montaña también, como las turberas de cobertor de la Serra do Xistral, importantes masas forestales… Comprende 26 ayuntamientos: Ourol (Mariña Occidental); Alfoz, O Valadouro, Mondoñedo (Mariña Central); Abadín, A Pastoriza, Begonte, Castro de Rei, Cospeito, Guitiriz, Muras, Vilalba, Xermade (Terra Chá); Meira, Pol, Riotorto (Meira); Castroverde, Friol, Guntín, Lugo, O Corgo, Outeiro de Rei, Rábade, (Lugo); Baralla (Os Ancares); Láncara, O Páramo (Sarria).

Por la reserva va el Camino del Norte y el Camino Primitivo, de manera que la huella artística se nota, con muchos ejemplos en la capital o en lugares como Meira, fundada alrededor del monasterio medieval de Santa María.

Ribeira Sacra do Miño. Al sudeste de la provincia, el Miño viaja de otra forma, entre curvas flanqueadas por altas montañas. Las condiciones de esta zona la hacen idónea para el cultivo de la vid. Eso sí, con la valentía que requiere la viticultura heroica. En estas laderas nacen los vinos de D. O. Ribeira Sacra. La Ribeira Sacra, con capital en Monforte de Lemos, tiene parte en la provincia de Ourense, ya que el río hace de frontera entre las dos provincias. En la parte de Lugo, comprende la reibera oriental del Miño y las dos del río Cabe, y forman parte de ella los municipios de: Paradela O Saviñao, Pantón, Sober, Monforte de Lemos, A Pobra do Brollón, Bóveda, Carballedo, Chantada, Paradela, Portomarín, Quiroga, Ribas de Sil y Taboada.

Aquí se reparten la riqueza natural, que hay que admirar desde dentro, ya en catamarán, ya por las rutas de senderismo entre los árboles; y la huella humana, reflejada en los viñedos y bodegas, en los castros, en la cantidad de iglesias y monasterios románicos, como el de Santo Estevo de Ribas do Miño, y en núcleos urbanos con mucha historia, como Monforte de Lemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *