Rutas fluviales

El turismo extiende sus tentáculos a cada rincón digno de ser admirado. Darse un paseo por las aguas del río se convierte en una experiencia de comunión con el paisaje que nunca defrauda. Además, cada vez hay más concienciación en cuanto a la huella humana en el ecosistema, por lo que se ofrecen experiencias náuticas más respetuosas con el medioambiente. 

Por otro lado, nuestros ríos también son surcados a otro ritmo, con espíritu deportivo. De hecho, contamos con un buen número de olímpicos y olímpicas en piragua y remo.

En estos destinos encontraremos algunas de las mejores rutas fluviales:

Betanzos está entre los ríos Mendo y Mandeo, antes de la confluencia que los lleva a la ría. Es uno de los ayuntamientos que forman parte de la reserva de la biosfera Mariñas coruñesas e Terras do Mandeo, el primer destino de Ecoturismo certificado de Galicia. Desde aquí, se trata de promover el turismo slow.

Entre las actividades que proponen están las experiencias náuticas, organizadas por la Asociación náutica A-02 Velas. Se trata de rutas por la ría de Ares y de Betanzos y por los ríos Eume y Mandeo. En las rutas fluviales utilizan un catamarán eléctrico, con cero ruido y cero emisiones. Es accesible y tiene capacidad para 6 ocupantes y 2 patrones.

Las experiencias están diseñadas para disfrutar de la naturaleza a un ritmo lento, apreciando el paisaje, y con alternativas variadas: combinadas con visitas a cultivos sostenibles, con comida a bordo o en alguno de los restaurantes de la reserva, con parada en Betanzos y visita guiada, disfrutando de puestas de sol, del avistamiento de pájaros, de conciertos…

A Ribeira Sacra, ese tesoro de la Galicia interior, a caballo entre las provincias de Lugo y Ourense, debe en gran parte su riqueza natural a las aguas de nuestros ríos más grandes: el Miño y el Sil, que han ido conformando el paisaje a través del tiempo.

En los años 50 del pasado siglo se construyeron dos embalses en el Miño (Belesar y Os Peares) y otros dos en el Sil (San Pedro y Santo Estevo) de manera que, desde entonces, se puede navegar por la zona. Y no navegar sin más, estas aguas también están abiertas a la práctica de deportes náuticos: paddlesurf,  kayak, piragüismo… Y a la práctica del relax en sus playas fluviales.

Para hacer una ruta flu por el Miño disponemos de cuatro embarcaderos: Belesar (O Saviñao); Maiorga (Pantón); Os Peares (Carballedo) y Pincelo (Chantada). El tramo de más famoso es el meandro de O Cabo do Mundo.

Para adentrarnos en el exuberante Canón do Sil podemos hacer alguna de las rutas que parten de los embarcaderos de Santo Estevo (Nogueira de Ramuín); Abeleda (Castro Caldelas); Ponte do Sil (Monforte de Lemos) y Os Chancís (Sober).

Hay rutas organizadas por la diputación de Lugo que salen de Belesar y Ponte do Sil y otras rutas organizadas por empresas privadas. Además del paseo en catamarán con guía, se ofrecen rutas a medida, combinadas con almuerzos, senderismo, visita a bodegas, excursiones en zódiac, en kayak…

Para aliviar el tráfico en la zona en verano, hay habilitado un servicio de bus lanzadera a los embarcaderos de Belesar, Ponte do Sil y Abeleda entre el 15 de julio y el 30 de agosto.

Tui, capital de O Baixo Miño, está en esa zona transfronteriza tan rica, vertebrada por el Miño, que tiene a Valença en la otra orilla del río, con la que conforma la euriciudad Tui-Valença. El Miño baña el municipio de Tui desde la parroquia de Caldelas hasta Areas, siendo navegable desde Guillarei hasta Areas, aunque siempre hay que tener precaución con los cambios de los arenales.

Desde los embarcaderos del Club de Remo de Tui y del Puerto deportivo hay varias alternativas para navegar por el río. Además, hay otros pantalanes, como el de la playa de Os Areeiros, en Guillarei. Tenemos la opción de hacer rutas entre Tui y Salvaterra, excursiones combinadas de kayak, senderismo, bicicleta… Un clásico es el descenso del Miño en kayak o piragua, y una ruta muy demandada es el descenso nocturno en kayak, desde la playa de Caldelas hasta el Puente Internacional, bajo la luna llena.

Salvaterra de Miño limita al oeste con el ayuntamiento de Tui. Está en la confluencia de los valles del Tea y del Miño. En la orilla opuesta se encuentra Monção, con la que forma la eurociudad Monção-Salvaterra.

Con el Miño ahí, delante de casa, hay mucha afición a coger la piragua o el kayak para dar una vuelta. Hay varias rutas entre Salvaterra y Tui para hacer en piragua, como el descenso de A Canuda.

Las eurociudades Tui-Valença y Monção-Salvaterra llevaron adelante el proyecto “Rio Miño navegable”, con rutas entre los cuatro ayuntamientos de A Raia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *