Cinco experiencias enogastronómicas para este otoño en Galicia.

El otoño empieza en Galicia cargado de actividades enológicas y gastronómicas, que siempre son buenas compañeras.

Ya desde finales de agosto estamos en época de vendimia, parece que este año algo adelantada. La vendimia es una excusa perfecta para visitar alguna de las bodegas de las D.O. gallegas y conocer de cerca el proceso, tan ligado a la estación.

En estas fechas, hay propuestas específicas, como el Viñobús Vendima de la Ribeira Sacra, por ejemplo. El autocar nos lleva de paseo por los viñedos, con cata de uvas, mostos y vinos. Lo interesante de este tour otoñal es que aprendemos a vendimiar y a pisar la uva, sumergiéndonos en los trabajos de la estación. Siguiendo el proceso, el mosto va a las cubas para la fermentación y, después de un tiempo, ya se puede beber. Como el tiempo es dilatado, podemos pedir que nos envíen una botella con nuestro vino a casa. Y, después del trabajo, una comida en la bodega, como suelen hacer los viticultores en esta época. El vinobús sale de Monforte de Lemos a las 10:30 y vuelve a las 16:30 h, aproximadamente, los días 16, 17, 23 y 24 de septiembre. Si tenemos suerte, igual queda alguna plaza.

Otro buen plan para disfrutar del mundo del vino en otoño es hacer una ruta de senderismo entre los viñedos de la D.O. Valdeorras, en la parte más oriental de la provincia de Ourense, visitando las peculiares cuevas, antiguas bodegas subterráneas donde se elaboraba y conservaba el vino.

En las bodegas de la D.O. Ribeiro, al noroeste de la provincia de Ourense, hay experiencias que combinan enología, termalismo, y paseos en barco por las aguas del Arnoia.

Monterrei, la D.O. más pequeña, al sudeste de la provincia de Ourense, lindando con Portugal, también ofrece muchas visitas y ofertas turísticas para el otoño, así como las Rías Baixas, la D.O. con mayor número de bodegas, de producción y de marcas. Entre las propuestas otoñales, por ejemplo, la Costeira Sonora, en la que se mezcla música en vivo, gastronomía y vino, o los picnics de vendimia.

¿Todavía no tenemos plan para el puente del Pilar? No le demos más vueltas: la Fiesta del marisco de O Grove es el destino perfecto para estas fechas, ya que en septiembre arranca la mejor época para comer marisco, en la que podemos disfrutar de estos manjares del mar módicamente. Esta fiesta, de interés turístico nacional, nació en 1963. Este año se celebra entre el 5 y el 14 de octubre, con la degustación de marisco en la carpa gastronómica del muelle, mucho concierto, y actividades ya clásicas, como la entrega de las Centollas de Oro, la Regata de las dornas, la carrera popular, animación callejera…

¿Cefalópodo marino con ocho brazos? ¡El pulpo! ¿Dónde se zampan kilos y kilos de pulpo en el mes de octubre? En la fiesta de San Froilán, en Lugo, del 4 al 12 de octubre. Esta fiesta, que se celebra desde 1754, conserva desde entonces la tradición del pulpo. En estas fechas se instalan casetas de madera para la degustación del manjar. Además, los negocios de hostelería sacan las ollas para cocinar el pulpo a la calle. Así que la ciudad entera huele que alimenta, mmm…

La fiesta fue creciendo con los años y, aunque lo más típico es el pulpo, también hay puestos gastronómicos y de artesanía, y un montón de espectáculos: el Froilán sorrí, el Caudal Fest, Sanfroidance, Espazo hip hop, Electronic Lucus Fest…

Si hablamos de otoño y de Ourense, seguro que nos viene a la cabeza el aroma de castañas asadas. Aquí, vivir el otoño es vivir el magosto. Donde más se celebran en Galicia, es donde más castañas hay, claro, al sur de la provincia de Lugo y en la provincia de Ourense.

En Ourense, el día de San Martiño, 11 de noviembre, es la gran fiesta del magosto, donde se asan castañas, chorizos y se bebe vino tinto joven. La fiesta se vive en los barrios, en el parque de la Alameda y en los montes de los alrededores. Hay otros sitios con mucha castaña y mucho magosto, como Castro Caldelas, Chaioso de Maceda, Allariz, Castroverde, Marín, Moaña, Riós. Por cierto, que en Riós se junta la mejor castaña con las mejores setas.

Y ya que salen a relucir las setas, tenemos que decir que la micología va cogiendo fuerza en el turismo otoñal. Cada vez hay más rutas de senderismo para recolectar setas. Eso sí, antes de salir de excursión, hay que documentarse a fondo sobre esta actividad, para no cometer errores fatales. Siempre podemos acudir a alguna asociación micológica, seguro que encantada de ayudarnos.

¿Ya tenemos la cesta, el  cuchillo y el conocimiento? Pues caminando. Las principales rutas para encontrar setas están en O Courel, en los bosques de Folgoso y Seoane y la Devesa da Rogueira; en la Ribeira Sacra; en A Pena Folenche, en A Pobra de Trives; en la Serra do Suído; en el monte de Castrove; en los alrededores del lago Castiñeiras; en la Fraga de Catasós; en la Serra da Capelada; en la Serra do Xistral y en el monte Xalo.

En el municipio de A Estrada, A Estrada micolóxica, además de programar charlas sobre el tema (el 6 de octubre y 3 de noviembre), organiza salidas al monte muy interesantes, ya que nos acompañan expertos en la materia (8 y 22 de octubre, 5 y 18 de noviembre y 3 de diciembre). (¡Ojo con los gnomos!).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *