Belenes tradicionales para visitar esta Navidad

Ya ha llegado, ya está aquí, la navidad ilumina Galicia, y se deja notar en cada rincón. Una navidad muy fiestera con espacio para las tradiciones de siempre. La costumbre de montar el belén pervive año tras año. Belenes en la intimidad familiar y belenes que son todo un espectáculo. Los hay de figuras de madera, de barro, móviles, con personajes de la actualidad, con efectos especiales, a tamaño real… Para disfrutar de la navidad a fondo, nada mejor que visitar alguno de estos nacimientos, cada uno con su carácter y con mucho trabajo detrás.

En las cuatro provincias tenemos citas importantes, así que… ¡Empieza el maratón de belenes! A ver dónde podemos encontrarlos:

Comenzamos por A Coruña. Si vamos a la capital en navidad y queremos saber quién es quién en el mundo herculino, solo tenemos que pasar por el Belén Municipal (5 dic.-6 ene.), ya que el conjunto crece año a año a base de figuras que representan personajes de la ciudad. Cada edición se le dedica a alguien. La de 2023 le toca a Luisa Villalta.

Otro imprescindible coruñés es el Belén de la Grande Obra de Atocha (25 dic.-6 ene.), obra de Camilo Díaz Baliño. Tiene la singularidad de estar hecho a escala del mapa de Jerusalén, muy científicamente.

A media hora nos espera el Belén móvil de Betanzos (10 dic.-14 ene.), en el segundo piso del Liceo.Además de moverse, nos cuenta la escena que representa, con lo que la visita se hace muy didáctica.

Otro clásico que se mueve es el Belén de la Orden Tercera de Ferrol (26 nov.-6 ene.), realizado por Alfredo Martín hace más de 60 años y con más de 200 figuras.

En Ares se expone un belén más reciente, de los años 90. Es el Belén de la Sociedad Cultural O Tilo (2 dic.-7 ene.), que cuenta con más de 300 figuras, de las cuales 35 son móviles.

Si buscamos un belén cien por cien napolitano, tenemos que visitar la iglesia de San Agustín, en Santiago, donde está dispuesto el Belén de la catedral de Santiago (7 dic.-8 ene.), con más de 500 figuras artesanales y varios automatismos.

A pocos metros de allí, encontramos el Belén tradicional en San Fiz de Solovio (1 dic.-5 ene.), con más de 200 piezas de barro y lienzo pintado, piezas móviles e iluminación.

En Conxo, desde 1945, la familia Otero Moreira recibe en casa a quien quiera visitar su Belén familiar de Conxo (1 dic.-7 ene.), que alcanza más de 1.000 figuras.

El belén también se puede montar en el claustro, como pasa en el Belén de la colegiata de Sar (10 dic.-7 ene.), que tiene 300 figuras artesanales, 100 de ellas en acción, y efectos de luz y agua, con molinos, cascada, río… Aunque lo más impactante es la tormenta nocturna, con una buena dosis de rayos y truenos.

En la Costa da Morte hay dos belenes bien curiosos: Belenes del mundo (1 dic.-14 ene.), en el Museo de Bergantiños, en Carballo, y el Belén de Ortigueira (3 dic.-10 ene.), en la iglesia de Santa Marta, que es como un gran teatro con la representación en diorama de un nacimiento muy original, con lienzos de Camilo Díaz Baliño de 1924 y elementos egipcios y orientales.

En la provincia de Lugo también hay belenes importantes. Precisamente, hay uno en Terra Chá que es de interés turístico: el Belén electrónico de Begonte (3 dic.-27 ene.), de más de 50 años de antigüedad, llenos de figuras artesanales y mecanismos electrónicos, con escenas de la vida popular gallega. Se despliegan muchas actividades alrededor del belén, como certámenes de poesía, de pintura… Incluso hay un Museo del belén, en la sala adyacente a la de la exposición.

En Lugo capital es muy popular el Concurso de Belenismo de Lugo (20 dic.-6 ene.), en la sede Afundación de la plaza de Santa María. Aquí se expone el clásico Belén social y los belenes galardonados en el concurso de este año.

Visitar el casco histórico de Viveiro en estas fechas es viajar en el tiempo, pues el centro se transforma para albergar un increíble belén a escala natural, conocido como Viveiro ante o berce (6 dic.-14 ene.),

El portal de Belén de Mondoñedo (1 dic.-6 ene.), cuenta con un escenario ideal, bajo el acogedor arco de la Fonte Vella. Las figuras son de madera y están iluminadas. En el mismo lugar hay tres buzones para las cartas a los reyes.

La provincia de Ourense también tiene mucho arte para montar belenes. Uno de los más conocidos en la capital es el Belén de Arturo Baltar (15 dic.-6 ene.), que hizo todas las figuras en barro cocido. Es el belén más ourensano de todos, con la representación de lugares clásicos de la ciudad y personajes populares de toda la vida.

Por otro lado, en la sala del obispado se encuentra la Exposición Belenes del mundo (11 dic.-7 ene.), con más de 150 belenes de los lugares por donde hay misiones, que aportan el toque cultural de cada país.

En la Ribeira Sacra tenemos el Belén de Parada de Sil (15 nov.-31 ene.), a cargo de José María Campo Herrero, que hasta cuenta con una reproducción del monasterio de Santa Cristina.

En Verín, famoso por el carnaval, vive Viruca González, que también se anima a montar el belén y, ayudada por familiares y amigos, expone el Belén da Viruca (8 dic.-6 ene.), que es especial por contar con la representación de edificios de Verín y labores típicas de la comarca.

Y, para belén grande, el Belén artesanal da Veiga (22 dic.-7 xan.), tan grande que ocupa todas las calles. Es un nacimiento muy rústico, ecológico y colectivo, que reúne para su construcción y montaje a vecindario y ayuntamiento. Cuenta con la representación de la fauna de la zona, del nacimiento y del Apalpador.

La provincia de Pontevedra también esconde belenes tradicionales de categoría. Por ejemplo, en la comarca de Caldas, encontramos un nacimiento de interés turístico: el Belén artesanal en movimiento de Valga (3 dic.-14 ene.), organizado por la asociación Amigos do Belén. Cuenta con miles de piezas dispuestas en unos 400 m2. La nota original es la incorporación de escenas de la actualidad del año, incluso de la prensa rosa, y homenajes a personajes fallecidos.

En Vigo hay dos clásicos: el Belén monumental de Vigo, en la Casa das Artes (25 nov.-7 ene.), a cargo de la agrupación belenista La Morana, y el de la sede Afundación, que expone el LVIII Concurso de Belenes (1 dic.-7 ene.).

Si buscamos movimiento, podemos acercarnos a Gondomar y visitar el Belén artesanal en movimiento (6 dic.-7 ene.), en el Centro Neural, con 220 figuras en movimiento y más de mil quietas.

En Mos, hay que visitar el Belén del Pazo de Mos (1 dic.-7 ene.) y, en el mismo municipio, en la parroquia de Cela, el Belén de Herville (1 dic.-7 ene.), puesto en pie por la Asociación Cultural e Social de Herville. Un nacimiento lleno de detalles y con una sorprendente ambientación que simula el día y la noche.

En el centro Sociocultural Multiusos de Moraña se instala el Belén Asociación Mulleres Rurais de Moraña (9 dic.-14 ene.), con muchos detalles de la vida de la zona (recreación de oficios, edificios significativos…).

Y terminamos en la preciosa catedral de Tui, con los Belenes de Tui (20 dic.-8 ene.), compuestos por un nacimiento al lado del retablo de la Expectación y la exposición “Belenes del mundo”, distribuida por las naves del templo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *