De ruta por algunos de los cruceiros más singulares de Galicia

Diseminados por toda Galicia, los cruceiros constituyen ya un elemento más del paisaje de esta tierra y una de las principales señas de identidad de sus aldeas, pueblos y ciudades. Es difícil precisar cuántas de estas piezas pueblan las inmediaciones de las iglesias, los cruces de camino y otros puntos de significación especial como cementerios o cimas de montes, pero algunas estimaciones elevan la cifra por encima de los 10.000. Forman pues un patrimonio ingente, pero también de gran valor artístico e histórico. Y muchas de estas piezas son, además, únicas por su calidad escultórica, su importancia histórica o su singularidad. A continuación te proponemos un recorrido por una pequeña selección de algunos de los cruceiros más emblemáticos de Galicia.

 

Cruceiro de O Hío

Cangas

Considerado por muchos como el cruceiro más bonito de Galicia, esta majestuosa pieza situada en la parroquia canguesa de O Hío fue construida en el año 1872, tal como se puede leer en una de sus tallas. Los expertos la atribuyen al maestro Cerviño y destacan de la obra el detalle y la variedad de las esculturas que se pueden ver desde su base hasta su punto más alto. El pecado original, la Inmaculada y el desenclavo de Cristo son algunas de las imágenes que forman este espectacular cruceiro situado en un punto desde el que también gozaremos de las vistas de la ría de Aldán.

 

Os Cruceiros Bonitos

Abegondo

Su peculiar forma y su belleza han propiciado la singular y descriptiva denominación con la que es conocido este cruceiro situado en el municipio coruñés de Abegondo. Su construcción data de 1787 y aunque en la actualidad se encuentra en los márgenes de la carretera AC-542, originariamente estaba situado en el Camino Inglés. Las cuatro columnas coronadas por sendas figuras que flanquean el varal y que están unidas a este por piezas metálicas lo distinguen de la mayoría de los cruceiros que se pueden ver en Galicia y lo ligan con algunas de las piezas de la Bretaña francesa.

 

Cruceiro de Melide

Melide

En el centro de la localidad coruñesa de Melide, en pleno Camino Francés, nos encontramos con esta pieza del siglo XIV. Esa datación la convierte en el cruceiro más antiguo de Galicia, aunque algunos especialistas consideran que no se trata de un cruceiro propiamente dicho, sino de una cruz que originalmente formaba parte de otro conjunto escultórico y que fue reconvertida con posterioridad para ese uso. De hecho el varal es más moderno y la pieza ha cambiado de ubicación al menos tres veces. En cualquier caso, se trata de una obra emblemática.

 

Cruceiro de Mondariz

Mondariz

El cruceiro situado en el cementerio municipal de Mondariz podría compartir paternidad con el de O Hío, aunque el motivo de su inclusión en este listado es muy diferente. Lo que convierte esta pieza en un monumento singular son sus dimensiones. Sus ocho metros y medio de altura, de los que más de 5 corresponden al fuste y el resto al capitel y a la cruz, lo convierten en el cruceiro más alto de Galicia por delante de otras piezas monumentales como las situadas en la colegiata de Santa María del Campo, en A Coruña; la iglesia de Santa María A Antiga, de A Pobra do Caramiñal, o en la de aldea de Romelle, en Zas.

 

Cristo Enxoito

Xermade

Algunos cruceiros han sido resguardados bajo construcciones posteriores de tipologías diversas para protegerlos de las inclemencias meteorológicas, pero en el caso del situado junto a la iglesia parroquial de Xermade la solución adoptada lo convierte en un caso singular. Un pequeño disco circular de piedra sobresale sobre la cruz a modo de paraguas o parasol. 

 

Cruceiro de la Santísima Trinidad

Baiona

Datado en el siglo XV, este cruceiro localizado en la parte alta de Baiona destaca por el baldaquino de forma piramidal que lo cubre, pero también por las figuras que adornan el conjunto y por las policromías que aún se pueden apreciar en ellas y que las emparentan con las del Pórtico de la Gloria. El lugar sirvió, en tiempos de la peste negra, de altar desde el que oficiar misas.

 

Cruceiros de la Ruta del Mar de Arousa y el río Ulla

Municipios de la ría de Arousa

Un total de 17 cruceiros integran este conjunto sin parangón, puesto que forman del único viacrucis fluvial del mundo. Fueron levantados en los años 60 del siglo pasado para recordar y conmemorar el recorrido que según la tradición habría seguido la embarcación que trasladaba los restos del Apóstol Santiago hasta Pontecesures. Están situados en puntos señalados de la costa de los municipios situados en ambas orillas de la ría de Arousa: desde Ribeira hasta Pontecesures.

 

Cruz da Pedra da Serpe

Corme (Ponteceso)

La importancia de este monumento situado en un cruce de caminos en las inmediaciones de la aldea de Gondomil no radica en la cruz, sino en lo que se encuentra bajo ella: una serpiente alada tallada directamente en una piedra de granito y que podría tener su origen en algún culto pagano ancestral. La cruz colocada posteriormente tendría como objetivo cristianizar el lugar y liberarlo de su significado original.

 

Cruceiro de O Cebreiro

O Cebreiro (Pedrafita do Cebreiro)

Su situación, en uno de los puntos más emblemáticos del Camino Francés, hace que la influencia del fenómeno jacobeo y del culto al Apóstol sea muy visible en este cruceiro. El propio Santiago aparece representado en el fuste del cruceiro con los atuendos típicos del peregrino y varias vieiras, otro de los grandes símbolos de quienes realizan esta ruta, decoran las esquinas del capitel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.