Rutas para hacer este otoño en Lugo

En Lugo tenemos garantizados un montón de rincones cien por cien naturales para sentir el otoño de cerca. Muchas fragas, sotos, carballedas, devesas, ríos, montañas, valles, puentes, cascadas… ¿Acaso no es la provincia más grande de Galicia? Pues caminémosla: ¡vamos allá!

Ruta de A Marronda – Alto Eo. Este sendero circular nos lleva a lo largo de 21,30 km, aunque se puede acortar, por las parroquias de A Braña, Martín y Cubilledo, en los municipios de A Fonsagrada y Baleira. Comenzamos en San Paio o en la Área recreativa de Cortevella, en el ayuntamiento de Baleira. Allí, entre carballos, castaños y pinos, vamos ascendiendo el monte, internándonos en la Fraga da Marronda, un espeso hayedal especial por ser único en estas latitudes. En un tramo vamos por la orilla del Eo, con sus meandros y cascadas, como la de Acea da Serra y la de O Pozo da Ferreira.

Ruta de A Devesa da Rogueira. En este tesoro de O Courel podemos hacer varias rutas. La más conocida es la circular, de 9,5 km, anque podemos alargarla a 13,3 km. Parte del Aula de la Naturaleza de Moreda y pasa por Moreda, Moreda Maior, Devesa da Rogueira, Fontes do Cervo, Mirador de Pico Polín y Rego da Nogueira. En el camino, además de la riqueza natural, tenemos miradores para contemplar la vista con calma, como A Cabeza do Couto y el Alto do Couto.

Ruta das Minas. Es una ruta circular que va por las minas de A Pontenova y por el río Turía, que desemboca en el Eo. Empieza en la antigua estación de tren, hoy oficina de turismo, junto a los hornos de calcinación de hierro, en la Plaza de Os Fornos. Además de revivir el pasado industrial de la zona, hacemos tramos a la orilla del río, e incluso podemos conectar con la Ruta del Ferrocarril, también llamada Vía Verde del Eo, que termina en San Tirso de Abres, en Asturias. Si nos sabe a poco, siempre podemos lanzarnos por la tirolina…

Ruta del Agua de Guitiriz. Esta es una de las rutas más conocidas de Guitiriz, que enlaza el Camino Norte de Santiago con las tres fuentes medicinales del municipio: la de Valdovín, en Parga; la de San Xoán, en Lagostelle, donde el balneario, y la de Santo Domingo, en Pardiñas. El paseo empieza en San Alberte, en la parroquia de Sambreixo, donde además del paraje a la orilla del río Parga, tenemos puente romano, capilla gótica y crucero. Unos kilómetros adelante, el Parga se une al Ladra. Por el camino hay un poco de todo: olinos, mansio romana, castillo, y hasta mezquita. La ruta abarca 19.6 km, y acaba en la Carballeira de Pardiñas.

A Seimeira de Vilagocende. Esta cascada salta a 50 m de altura, donde el río Porteliñas baja hasta el Lamos. La ruta, muy corta, de 2,24 km, empieza a unos 300 m antes de llegar a Vilagocende desde A Fonsagrada. Entre abedules, alisos y robles, caminamos por las pasarelas de madera que nos llevan al lado de la cascada, justo donde cae. Un lugar para soñar. También hay un mirador que nos da una perspectiva desde arriba.

Souto da Retorta. A juzgar por el tamaño de estos eucaliptos, los gnomos de la zona nos deben llevar una cabeza. En Chavín, en el municipio de Viveiro, la orillas del paseo fluvial del Landro, los gigantes eucaliptos centenarios conviven con especies típicas del bosque de ribera e con helechos enormes. Los eucaliptos llegaron en 1880, para frenar las riadas. Algunos miden 70 m. El avó tiene un pie de 2,5 m de diámetro. Son árboles singulares y, el soto, monumental.

Laguna de Cospeito. Aquí tenemos uno de los humedales más importantes de Galicia, alimentado por el río Guisande, afluente del Miño. El otoño es buena época para observar muchas especies de aves que llegan del norte de Europa, como la avefría, el pato cuchara, ánade real, garza… También se ven sisones, aves esteparias. Y tritones, ranas, salamandras… Todo eso al abrigo de los robles, abedules y sauces, entre muchas más especies. La ruta empieza en la plaza de A Feira do Monte, donde está el Centro de Interpretación. A lo largo del paseo circular, de 4.6 km, podemos parar en varios observatorios ornitológicos para disfrutar del espectáculo. Quien disponga de prismáticos, tiene una buena ocasión para lucirlos.

Ruta de As Ínsuas do Miño. Este sendero circular, de 5 km, va por la orilla del  Miño a su paso por Outeiro de Rei, en A Terra Chá. Comienza en el área recreativa al lado de A Ponte Vella, y sigue el antiguo sendero de los pescadores. En esta zona protegida se suceden pequeñas islas en el lecho del río: la Pequena, la de Santa Mariña o de Abaixo y la de San Roque, la más grande. Las dos primeras pueden visitarse cruzando puentes de madera. El entorno es autóctono total: carballos, acebos… También hay un caneiro y el molino de Felpás y A Fonte da Pinguela.

Ruta Cabo do Mundo. Esta caminata circular de 9 km está en plena Ribeira Sacra, en el municipio de Chantada. Sale de la iglesia de Nogueira de Miño y pasa por pinares y sotos, a estas alturas con el suelo lleno de erizos. Aprovechamos para conocer las aldeas de Cartemil, Goimil, Nogueira de Abaixo y Portanogueira. Y, por supuesto, también aprovechamos para asomarnos a los miradores del camino para hacer un alto y disfrutar de las vistas. 

Costa de O Vicedo. Es buen momento para acercarse a la Mariña lucense, y caminar relajadamente por playas y acantilados, lejos de las multitudes del verano. Esta ruta, lineal, de 13 km, comienza en el puerto de O Vicedo y pasa por la playa de O Vidreiro, de O Caolín, por el lugar de Baltar, la playa de Xilloi, la isla Coelleira y la playa de San Román o Area Grande. El camino tiene dos desvíos: a la iglesia de Santo Estevo de O Vicedo y al mirador de A Cruz do Baltar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *