Lagos y lagunas para una excursión en familia

Tenemos lagos y lagunas en el interior, en la desembocadura de algunos ríos, en lo alto de montañas, en la costa y hasta lagos hechos a propósito, como los de los embalses o los de viejas minas a cielo abierto llenas de agua.

Si buscamos una excursión en medio de la naturaleza, con una biodiversidad de primera y recorridos que no necesitan mucho esfuerzo, ideales para ir en familia, hay varios lagos y lagunas esperándonos.

Por nuestros lagos no hay mucho monstruo como el del lago Ness, aquí somos más de ciudades sumergidas. Prácticamente una en el fondo de cada laguna. Cada ciudad con su leyenda, cristianizada, que sigue un esquema similar: un castigo tipo diluvio por no haber sido hospitalaria con Jesús o con la Virgen. Siempre se salvan una o dos almas caritativas, claro. Se repiten los cuentos y los nombres de las ciudades, de manera que hay varias Valverdes, Lucernas, Beira… y hasta una Antioquía. Esta es muy famosa, ya que se dice que está bajo la laguna de Antela, en A Limia, que fue la más grande del noroeste peninsular, con más de 3.500 ha. En los años 50, cuando fue desecada, mucha gente esperaba ver los vestigios de la llamada “Antioquía de Galicia”, pero no se vio nada. Aunque se sigue diciendo que cada mañana de San Juan sobresale en el agua la punta de una torre, y por navidad se escucha el canto del gallo a las doce de la noche. En invierno también llega el sonido de campanadas desde las profundidades. Todo lo que tiene que ver con el humedal está muy bien explicado en la Casa da Lagoa, el centro de interpretación de la laguna de Antela, en Sandiás.

Otra laguna que hay que ver es la de Traba, en Laxe. Está en el espacio natural de Traba, que comprende una playa, de casi 2 km, entre Punta Arnado y Punta de TraAñadir una traducción en Galegoba, un cordón dunar y una laguna natural. Se trata de una pequeña y estrecha laguna costera, formada a partir de un entrante en el que desembocan el Rego do Vao y el Río de Traba. Dispone de una pasarela de madera por la que se puede recorrer cómodamente entre el carrizal. Esta laguna es el destino predilecto de muchas aves invernantes, como el avetoro o el pilro americano. Si hace buen tiempo, podemos rematar la excursión con un baño en la playa. Ah, por supuesto, en el fondo de la laguna, hay una Valverde sumergida.

Dicen que hay otra Valverde en la laguna de Doniños. Y que en el mismo centro hay un pozo que se lleva a quien pasa por encima, a no ser que vaya en embarcación resistente. Aquí estamos en un complejo playa-lago-litoral. La laguna discurre paralela al sistema dunar. También presenta una rica biodiversidad, siendo un espacio privilegiado para la observación ornitológica. De paso que visitamos la laguna, podemos acercarnos al asentamiento castreño de Doniños, o a las antiguas baterías militares, vestigio de la lucha contra la armada inglesa en el siglo XIX, o hacer surf en la playa.

Entre las lagunas costeras, tan agradecidas para ir en familia, la de Xarfas o de Louro impresiona bastante, entre dunas, playa y monte, parece un paisaje imaginario. Está formada por la afluencia del río Longarela. Por lo menos dos veces al año se produce el fenómeno de la “ruptura del ingüeiro”, en el que las aguas crecen y escapan al mar, rompiendo la duna.

La laguna de Cospeito, en Lugo, con Valverde incluida, por supuesto, es un rico ecosistema, con muchas especies de aves acuáticas y hasta nutrias. La mejor época para ir es en los meses de octubre, noviembre, febrero y marzo, que es cuando más aves hay. Dispone de observatorios ornitológicos y sendas.

Para familias atléticas, las lagunas de Trevinca son un premio a la subida. Son muy antiguas, de origen glaciar, formadas en el cuaternario. Las más conocidas: Ocelo y A Serpe. En esta última, según la leyenda, en la noche de SanJuan se deja ver una princesa de pelo negro sobre una piedra de la orilla. El resto del año vive en el agua en forma de serpiente.

Si hablamos de extensiones más grandes, normalmente hay más variedad de recursos para el entretenimiento familiar más allá de la naturaleza. Estos lagos no inundan ciudades legendarias, sino minas reales, y siempre son una buena noticia para la recuperación medioambiental. Por ejemplo, en el de As Pontes, el mayor lago artificial de Europa, se ha aprovechado el hueco dejado por las minas a cielo abierto de lignito para rellenarlo con agua del río Eume y de las precipitaciones. Tiene espacios para todos los gustos: praderas, playa, deportes acuáticos… Para excursión de día entero.

La laguna de Pedras Miúdas, en el concello de Catoira, nació sobre una cantera de granito. Se llena a base de lluvias y manantiales. Tiene área recreativa y senderos con pasarelas desde donde podemos ver la desembocadura del Ulla, la ría de Arousa y los molinos de viento de Abalo.

Rematamos con un clásico en Marín, típico de excursión familiar y escolar: el lago Castiñeiras. Es un lago artificial en el monte de San Xulián, entre los municipios de Marín y Vilabao. El área recreativa es muy grande, con mesas, fuentes, servicios y hasta bar. Desde 1987 funciona el Aula de la naturaleza de San Xulián. Alrededor del lago está el Parque natural de Cotorredondo. Hay zonas con gamos, ciervos y coto de pesca de trucha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.