Descubre la belleza termal de Ourense: O Carballiño, Laias, Lobios, Baños de Molgas, Verín, Ourense

La provincia de Ourense, con tanto río y tanto manantial, es el reino de las termas, bien lo sabían los romanos, grandes aficionados a las aguas calientes. Podemos disfrutar de los beneficios de las aguas termales en muchos lugares, ya sea en parajes naturales, en instalaciones públicas o en balnearios privados, estos casi todos con servicio de hospedaje.

Por ejemplo, a orillas del río Arenteiro, que atraviesa O Carballiño, surgen las aguas que han dado origen al Gran Balneario de O Carballiño. El edificio original, de 1816, todavía en pie aunque remodelado, claro, nos traslada a otras épocas, Aquí, el agua brota a 26 ºC y es ideal para aliviar afecciones hepáticas, intestinales y otorrinolaringológicas. Además del pabellón del manantial, cuenta con casa de baños, hecha en 1900, y con instalaciones modernas. En el exterior, los jardines nos llevan hasta una naturaleza más salvaje siguiendo el curso del río, donde podemos recorrer la Senda del Arenteiro, que pasa por muchos puntos interesantes, como el parque etnográfico, la Pena dos Namorados, y varios molinos y puentes.

El Gran Balneario usa el más importante de los tres manantiales del municipio. En esta villa termal, además, podemos tomar las aguas en As Caldas de Partovia y en Bañiños de Arcos. 

En la villa termal de Cenlle, en la comarca de O Ribeiro, tenemos varias alternativas para darnos un buen baño termal. Por ejemplo, el Área termal de Barbantes, un complejo gratuito que dispone de tres piscinas que aprovechan el manantial de aguas sulfurosas, a entre 21 y 28 ºC, adecuadas para poner a punto los huesos, las articulaciones y la piel. Además, tiene cafetería, aparcamiento y área de autocaravanas. 

Si buscamos algo más sofisticado, tenemos que acercarnos al balneario de Laias. Las aguas termales de Laias ya se vienen usando hace siglos. Incluso se decía que el rey de León Bermudo II se daba aquí los baños para aliviar la gota. A mediados del siglo XX se construyó un balneario, más tarde sumergido bajo el embalse de Castrelo de Miño. Hoy hay un balneario nuevo, de 2001, reformado en 2015, que además funciona como hotel de cuatro estrellas. Aquí, las aguas son hipertermales, de mineralización media y sulfuradas. Brotan a 47,3 ºC, y se puede decir que ponen el cuerpo en marcha (son buenas para la artrosis, la recuperación de los deportistas, el estrés, para gente con limitaciones motoras…). Cerca de las instalaciones hay lugares de interés para visitar, como el castro de San Cibrán de Lás o el monasterio de Oseira.

Lindando con Portugal, en medio de la Reserva de la biosfera transfronteriza Gêres-Xurés, está la villa termal de Lobios, municipio bañado por el río Caldo, afluente del Limia. El nombre del río ya nos hace pensar en aguas caldosas, calentitas, o sea, en termas. Precisamente, en la zona están las ruinas de la Mansio romana Aquis Originis, que ya contaba con un complejo termal.

En el río Caldo hay piscinas naturales con aguas con una temperatura de emanación de hasta 60 ºC. Son muy buenas para el aparato digestivo, respiratorio, problemas de piel, hígado, reuma y artritis.

El balneario de Lobios, también hotel, está especializado en cicloturismo, y es punto de información de BBT Galicia. Por los alrededores, además de internarnos el parque do Xurés, podemos acercarnos al conjunto arqueológico de Aquis Querquennis, al parque megalítico de Muíños o a la iglesia de Santa Comba de Bande.

Los romanos siempre se encargaron de aprovechar las aguas termales. En Baños de Molgas, incluso el nombre que le pusieron tiene que ver con el asunto (Balneos Mollicas: baños suaves y sedantes). Allí, junto a A Ponte Vella que cruza el río Arnoia, está A Burga de Baños de Molgas, fuente termal pública con aguas de entre 28 y 29 ºC, indicadas para la artritis, reuma y gota. Al lado de la burga, se levanta el Hotel Balneario, en pie desde 1873. El balneario aprovecha el agua de tres manantiales: dos de aguas calientes, a 49 ºC, y otro más templado, a unos 28. Desde el edificio podemos hacer muchas rutas de senderismo por la orilla del río.

La villa termal de Verín está al suroeste de la provincia de Ourense, lindando con Portugal. Precisamente, junto con la villa termal de Chaves, en Portugal, constituyen la primera Eurociudad del Agua. Es una de las zonas con más concentración de aguas termales y medicinales de toda la península. En el municipio de Verín hay cinco manantiales: el de Fontenova, ideal para afecciones digestivas; el de Cabreiroá, con aguas con cierto grado carbónico; el de Sousas, el mejor para los riñones; A Fonte do Sapo, para afecciones respiratorias, digestivas y urinarias y el balneario de Caldeliñas, con el agua más caliente, muy buena para la piel y las alergias. Muchas instalaciones tienen planta de embotellado para el consumo de agua de mesa.

Y dejamos para el final la capital de las termas: Ourense, la “Ciudad de As Burgas”. En el mismo núcleo urbano, cuenta con instalaciones termales a las dos orillas del Miño, para todos los gustos y todos los bolsillos (las hay de pago y gratuitas).

En el centro está el manantial de As Burgas, donde brota el agua a unos 64 grados. Siguiendo el río, se suceden las demás termas, con zonas recreativas y servicios variados: A Chavasqueira, también a 64 grados, el manantial de O Tinteiro, algo más fresco, el de O Muíño da Veiga, a 65,4 ºC el de Outariz, a 55,7 ºC; A Burga de Canedo, a 60,2 ºC y A Fonte de Reza, a 31,5 ºC. De todos ellos manan aguas estupendas para aliviar las afecciones de la piel o del aparato locomotor, principalmente.

Un comentario en «Descubre la belleza termal de Ourense: O Carballiño, Laias, Lobios, Baños de Molgas, Verín, Ourense»

  1. villa termal en CENLLE en lacomarca de O Riveiro me gustaria pasar en la epoca de otoño y buscar alguna casa rural

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.