Los carnavales más famosos de Galicia

Aunque debido a la situación sanitaria los carnavales en Galicia este año huyen de grandes programas de actividades y se enfocan hacia un Entroido más espontáneo y tradicional, no queremos dejar pasar la ocasión para hablar de una fiesta con gran arraigo y tradición en Galicia: el Entroido.

En Galicia, el carnaval (o entroido) tiene mucha tradición. La versión más corta va de domingo de carnaval a miércoles de ceniza. Pero hay sitios en los que parece que sabe a poco. Por ejemplo, en Xinzo de Limia, Verín o Vilariño de Conso la fiesta dura… ¡hasta cinco semanas! Y en Laza, incluso empieza con el año, ya que después de las campanadas sale el primer folión.

Las fiestas tienen elementos comunes, con variaciones, como los días fareleiros, de echarse harina, los bordalleiros, de lanzarse trapos, o la quema de mecos, o lardeiros (muñecos del carnaval) con el remate del entroido y, por descontado, las charangas, desfiles… Después, cada sitio tiene sus personajes característicos.

Se celebra en toda la comunidad, aunque la provincia de Ourense es la reina indiscutible. En ella se encuentra el «triángulo mágico» que comprende los municipios de Xinzo de Limia, Laza y Verín, con una antiquísima tradición del carnaval rural. Demos una vuelta por los entroidos más famosos, todos ellos muy interesantes (fiestas de Galicia de interés turístico y de interés internacional, la de Xinzo, y nacional, la de Verín):

Xinzo de Limia (Ourense). Es uno de los más largos y declarado de interés turístico internacional. El día grande es el martes de carnaval. Es una fiesta muy completa: verbenas, pasacalles, charangas… Eso sí, hay que ir con el disfraz puesto, si no se acaba mal. Las protagonistas son las pantallas, que en la tradición salen con el sol y se retiran con el ocaso. La vestimenta consta de camisa y calzón blancos, polainas y zapatos negros, capa roja o negra, fajín con campanillas y pañoleta y, lo más importante, la máscara (la pantalla), con cara de demonio y cresta de colores, y los globos de vejiga animal que suenan al chocar entre ellos.

Verín (Ourense). Aquí el entroido está dirigido por los cigarróns, con un atuendo semejante al de los peliqueiros. Dicen que más que nada la diferencia está en el ritmo y movimiento que llevan. El cigarrón sale por primera vez el 17 de enero, al anochecer, en la «Festa do Chourizo de San Antón de Ábedes», para avisar de que el carnaval ya anda cerca. Y después vendrá el domingo corredoiro, jueves de comadres… y todo lo demás.

Laza (Ourense). Típico de Laza es el viernes de los folións (comparsas nocturnas que tocan para espantar los malos espíritus), el lunes borralleiro (con lanzamiento de trapos) y la bajada de la Morena (especie de sátiro con cabeza de vaca que baja de Cimadevila cargada de tojos y hormigas para todo el mundo). Pero los protagonistas son los peliqueiros. Llevan máscara de madera de abedul y mitra de aluminio pintadas, y una pelica (piel de animal o sintética) cubriendo la parte de atrás de la cabeza. Llevan camisa blanca, corbata, chaquetilla con cintas, faja, medias, cinto con cencerros y zamarra (fusta).

Viana do Bolo (Ourense). El nombre oficial es «Festa da androlla e o entroido», con lo que vemos la importancia de la gastronomía, presente en todo el carnaval. El protagonista es el boteiro, que lleva máscara y un tocado muy alto de alambre y cartón con papeles de colores y traje de cintas de seda de colores. El boteiro anuncia y da paso al folión, dando botes con su moca (palo decorado). Los foliones son grupos de treinta o cuarenta personas con tambores e instrumentos de labranza. También llevan cinto con cencerros. Con el barullo que hacen, espantan a los malos espíritus. 

Vilariño de Conso (Ourense). En esta fiesta, el día grande es el sábado, con el desfile de los fulións y la Fiesta del cabrito. El Domingo gordo y el martes, con la quema de los lardeiros. Aquí también hay comparsas, boteiros, fulións y fuliadas, representaciones teatrales satíricas que involucran a todo el personal.

Cobres (Santo Adrián y Santa Cristina, Vilaboa, Pontevedra). La fiesta va de sábado a martes, siendo este el día grande, con danzas por la mañana y juegos por la tarde. En Cobres son muy elegantes, pues los personajes del carnaval son las madamas y los galanes. Van a cara descubierta y, lo más característico de la indumentaria son los collares y, sobre todo, el sombrero, lleno de adornos de colores: flores, plumas, muñecos, trozos de espejo… Para llevar todo eso hay que andar bien de las cervicales… Es un carnaval muy participativo y folclórico. Hasta tienen un baile propio: la Danza de Os Cobres. También hay personajes secundarios, como las aldeanas, los de blanco, las lloronas, el predicador…

Os Xenerais do Ulla (comarca do Ulla, A Coruña-Pontevedra). Se celebra en nueve municipios durante una semana larga. Los xenerais (generales) y los correos van a caballo, con la cara descubierta, vestidos con uniformes muy engalanados. Son peculiares los atranques o altos, diatribas entre mandos de distintos bandos sobre temas actuales, con mucha ironía, por supuesto.

Manzaneda (Ourense). En el «Folión tradicional do entroido de Manzaneda», las mázcaras, sin careta, por cierto, son las que dirigen el cotarro. Llevan un sombrero con un enorme tocado lleno de colores, bastón, botas y cencerros. Son excelentes bailarines. No hay que perderse el baile de la mázcara sobre un cajón al compás del folión.

Maceda (Ourense). La fiesta es el «Entroido dos felos de Maceda». El traje de los felos es semejante al de los peliqueiros y los cigarróns, pero llevan medias negras y un rabo de zorro en la máscara, collares, bastón cinto con cinco cencerros y botas. Tradicionalmente el cargo solo valía para hombres solteros.

Aparte de estos entroidos tan famosos, podemos señalar los de A Pobra do Brollón (Lugo) con su Oso de Salceda, el domingo de piñata de Vilanova de Lourenzá (Lugo), el entroido ribeirao de Chantada (Lugo), el Ravachol de Pontevedra, el de A Coruña con los choqueiros, el de Vigo y los merdeiros…

Y no olvidemos que con tanta fiesta hay que alimentar el cuerpo. Los platos para la ocasión son lacón con grelos, cachucha, androlla, en general todo lo que tiene que ver con el cerdo. De ahí viene lo de martes lardeiro pues, lo mismo que mardi gras, está referido al lardo o grasa del tocino. Y, como no, el toque dulce: bica, filloas, orejas, flores y, las casi olvidadas, hojas de limón. Y de remate, xastré (licor típico de la comarca de Verín), licor café o queimada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.