La sorprendente iglesia de San Pedro Fiz de Hospital

El rural gallego guarda un ingente y valioso patrimonio arquitectónico cuyos orígenes se remontan a la Edad Media. Iglesias, capillas y monasterios se esconden, en ocasiones, entre valles y montañas a modo de testigos de un pasado muy lejano, pero que aún es capaz de sorprender a quien se asoma a él. Así ocurre con la iglesia de San Pedro Fiz de Hospital, situada en el municipio lucense de O Incio, y conocida por una particularidad que salta a primera vista para todo aquel que la visita y que la convierte en un monumento excepcional.

 

Se trata de un templo construido a finales del siglo XII y comienzos del XIII por la Orden de San Juan de Jerusalén (con posterioridad, Orden de Malta) y que está situado en una antigua variante de las rutas de peregrinación a Santiago que unía el Camino Francés con el Camino de Invierno. Es por eso que disponía originariamente de un espacio destinado a la atención y el cobijo de los peregrinos, aunque su vinculación con un orden militar propició también que su arquitectura se decantase por un aspecto fortificado. De hecho la torre separada del cuerpo principal que en la actualidad sirve como campanario habría tenido inicialmente función defensiva. Una segunda torre fue reconvertida en el siglo XVI en panteón para la familia Quiroga. En la propia iglesia hay también un arcosolio con el sepulcro de Fray Alonso de Quiroga que ha inspirado una leyenda según la cual la iglesia se vendrá abajo si alguien abre la tumba.

 

Pero no son esas circunstancias las que convierten la iglesia de San Pedro Fiz en una construcción singular. En esta tierra en la que el granito ha sido la materia prima elegida para construir la mayor parte de los monumentos levantados antes de la aparición de materiales más modernos, el templo de los caballeros de San Juan sorprende por el mármol con el que fue edificado en su mayor parte y que le confiere los característicos colores de su fachada.

 

Las canteras de la zona, cuyo mármol fue empleado ya en la época romana para diversas obras en la ciudad de Lugo, suministraron los materiales necesarios para construir la iglesia de San Pedro Fiz y es por ello que el templo luce unos sorprendentes tonos azules que crean un bonito contraste con el verde de la naturaleza que rodea el conjunto. Ese original y bello efecto se acentúa especialmente, según cuentan en la zona, con la luz del atardecer y es posible que fuese en ese momento del día cuando alguien expresó una idea que se ha popularizado con el paso del tiempo: “Desde O Incio hasta Roma otra iglesia igual no encontrará”, dice recogiendo así la idea de que la de San Pedro Fiz es la única iglesia románica hecha en mármol de España.

 

Su singularidad fue reconocida hace ahora 40 años oficialmente al ser declarada monumento histórico-artístico nacional por el Ministerio de Cultura siguiendo el consejo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. No se hacía en aquella declaración mención expresa al mármol con el que fue construida, pero sí a la historia del lugar y a otras características arquitectónicas destacadas como las ventanas de estilo románico compostelano, su gran portada de arco abocinado de medio punto con cuatro arquivoltas de baquetón, y la cruz de Malta situada sobre el tímpano. Aquella resolución aludía también al aspecto de fortaleza del templo y apuntaba que por sus dimensiones, monumentalidad y por el brusco remate de algunas columnas seguramente formaba parte de un proyecto de proporciones más amplias que por circunstancias imprevistas no pudo ser completado.

 

Desde hace algo más de una década, en el recinto se puede ver una estatua de Anxo González, el que fue párroco del lugar durante casi cuatro décadas, además de impulsor de las obra llevadas a cabo en los años 80 del siglo pasado y que permitieron no solo recuperar el templo sino hallar alguna pieza escultórica de gran valor.

 

Desde hace unos meses, el Concello de O Incio ha puesto en marcha un servicio de visitas guiadas a la iglesia que se puede concertar acudiendo a la casa consistorial o llamando al teléfono 982 427 014 y ha empleado también una fotografía de San Pedro Fiz como imagen promocional en una campaña de difusión a través de postales.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *