Guía para no perderse en los ritos del San Juan

Galicia es una tierra de celebraciones. Cualquier motivo es bueno para reunirse en familia, con los amigos y los vecinos, y disfrutar de una jornada de fiesta. Ya sea para honrar al patrón, para presumir de gastronomía, para reivindicar la calidad de nuestros productos o la singularidad de nuestra artesanía o para gozar de la música, el calendario anual está plagado de fechas marcadas en rojo. Algunas son específicas de un pueblo o una ciudad concretos, otras son motivo de celebración simultánea en decenas de lugares y unas pocas se disfrutan por igual en cualquier punto de la comunidad. Entre estas últimas ocupa un lugar de privilegio el San Juan, puesto que no hay rincón de Galicia en el que llegada la tarde noche del 23 de junio no se encienda un fuego para sumarse a una velada llena de tradición, simbolismo y ritos. Compartimos contigo una pequeña guía para que goces plenamente de la jornada.

 

Las hogueras y su origen

El fuego es el elemento más importante de una velada que está relacionada directamente con el solsticio de verano, que tiene lugar un par de días antes, y con los antiguos cultos al sol asociados a ese momento del año. Se cree que la razón de encender hogueras en esa época tenía la función simbólica de aportar nuevas fuerzas al sol y tratar de evitar el cambio de tendencia que se produce en el solsticio de verano, fecha a partir de la cual empiezan a decrecer las horas de luz y la noche le gana terreno al día. Al igual que ocurrió con otros muchos cultos paganos antiguos, el proceso de cristianización llevado a cabo con posterioridad postergó la celebración unos días para relacionarla con la conmemoración del nacimiento de San Juan. Según la tradición cristiana este nació seis meses antes que Cristo y para celebrarlo, su padre, Zacarías, habría encendido una hoguera. En la actualidad, ese fuego ha adquirido un sentido purificador que nos lleva al siguiente aspecto de la celebración:

 

El rito del fuego

El proceso por el que las llamas consumen la materia convirtiéndola en cenizas y humo ha tenido desde tiempos antiguos un significado purificador, pero para beneficiarse de estos efectos durante el San Xoán no hace falta quemarse, sino que basta con saltar la hoguera de un lado a otro. Según la tradición, este ritual permite dejar atrás los malos espíritus y beneficiarse de protección y buena suerte frente a las adversidades. Se trata de una práctica que no puede faltar en ninguna celebración del San Juan, aunque los detalles sí varían de unos lugares a otros.

 

En algunas zonas de Galicia se dice que hay que sobrepasar la hoguera un total de nueve veces para que el rito quede cumplido; en otros son 7 los saltos que hay que realizar y en algunos casos se habla simplemente de un número impar. En lo que sí hay acuerdo es en qué se trata de un rito para todos, niños y mayores, por eso es habitual que de las grandes hogueras se retiren algunas brasas para permitir que los más pequeños participen también del ritual. Es por ello también que aunque normalmente las hogueras se encienden llegada la medianoche del 23 al 24 de junio, en algunos lugares se adelante también la aparición del fuego para facilitar la participación.

 

Las hierbas de San Juan

Aunque el fuego es el ingrediente central del San Juan, en el apartado de ritos de esta jornada hay espacio también para otros elementos naturales. El origen de la tradición de las hierbas de San Juan se pierde también en el tiempo y no existe tampoco un consenso unánime sobre cuáles son las flores a emplear en este rito. Son las particularidades de cada zona en cuanto a flora, y la forma en la que la tradición se fue transmitiendo en cada lugar o, incluso, en el ámbito familiar, las que han propiciado que a la hora de enumerar las hierbas de San Juan haya una gran variedad de listados diferentes.

 

Junto a la propia especie que lleva el nombre del santo aparecen otras variedades como la hierbaluisa, el helecho macho, la malva, el hinojo, el romero, la retama, el poleo menta, la ruda y la árnica, además de hojas de diversos árboles frutales. Algunos especialistas han identificado más de medio centenar de especies diferentes, aunque siempre combinadas en un número reducido que, en muchos casos, es 7. Tampoco existe una única manera de seguir el ritual, pero la más habitual consiste en sumergir las hierbas seleccionadas en un recipiente con agua la tarde del día 23, dejarlas allí durante toda la noche, emplear esa agua para lavarse la cara al día siguiente, dejar secar las hierbas y guardarlas para quemarlas al año siguiente. Se consigue así, según la tradición, librarse del mal de ojo y de las envidias, además de beneficiarse de las propiedades que algunas de estas plantas tienen frente a las dolencias cutáneas.

 

Las sardinas

En una noche de fiesta no puede faltar el componente gastronómico y el San Juan tampoco es una excepción en este sentido, pero en este caso sí que hay un plato común a toda Galicia. Las sardinas no pueden faltar junto a ninguna hoguera y su aroma es otro de los ingredientes fundamentales de la velada. Preferentemente asadas y presentadas sobre un pedazo de pan (a poder ser, de maíz), las sardinas permiten a los participantes en la fiesta saciar su apetito y tomar fuerza para la larga velada que les aguarda.

 

“Por San Juan la sardina moja el pan” es un refrán elevado ya a la categoría de mandamiento llegada la tarde noche del 23 de junio, aunque es cierto que no todos los paladares aprecian la contundencia de esta propuesta gastronómica y normalmente el menú de la velada se acompaña de otras alternativas. Además, en este caso no se trata de una práctica tan antigua como pudiera parecer. Hace un siglo el menú de la noche de San Juan variaba notablemente de unas localidades a otras incluyendo todo tipo de viandas, y fue en las décadas posteriores cuando la costumbre de asar sardinas posiblemente nacida en las localidades pesqueras se fue extendiendo por toda Galicia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *