El asilo de Cambados, un pasado en la nobleza

Si hablamos de Cambados, probablemente los nombres más conocidos sean o el Pazo de Fefiñáns o las ruinas de Santa Mariña. Sin embargo, este pueblo esconde otros lugares que pueden resultar de gran interés para sus visitantes. Una de sus instituciones más vinculada al pueblo es el asilo de ancianos situado en el barrio de San Tomé do Mar. Esta zona de Cambados es un barrio marinero que dispone de una pequeña playa urbana en la cual muchos vecinos dejan sus barcos. A través de él, también se llega a la conocida Torre de San Sadurniño. 

Actualmente, el asilo está gestionado por la Orden Católica Hermanitas de Los Ancianos Desamparados y recibe el nombre de Residencia de Nuestra Señora de Valvanera, pero su pasado no fue siempre como una residencia para personas de avanzada edad. Se trata de un edificio barroco que fue levantado en el siglo XVIII por los marqueses de Montesacro, de ahí su anterior nombre con el que también se asocia en la actualidad: Pazo de Montesacro. Además, constituye una referencia religiosa importante por custodiar la capilla de la Valvanera. En esta, se venera a la Virgen de la Valvanera, tradición trasladada desde La Rioja, lugar de procedencia de los marqueses. Por lo tanto, también pertenece al conjunto histórico que representa al Pazo de Montesacro. Este, había sido propiedad del matrimonio formado por el último marqués de Montesacro, Ramiro Hernán Luyando y Varela de Luaces y Juana María Grisone e Vezzozo. El fallecimiento del marqués a finales del año 1939 provocó que su esposa, sin descendencia, decidiera venderlo. Después de esto, la orden religiosa decidió comprarlo para convertirlo en un asilo, aspecto que no sería posible sin la ayuda de Manuel Otero, empresario importante en Cambados.

El nuevo asilo abrió en el año 1939 reemplazando al Pazo de Montesacro a partir del día 19 de marzo, por lo que este año 2020 se cumplieron 81 años de su apertura. Desde el principio, fue dirigido por religiosas de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados, aunque no se tratase del primer asilo en Cambados. Las religiosas abrieron con anterioridad una residencia en el Pazo de Torrado pero por motivos de espacio lo vendieron y buscaron un nuevo lugar donde llevar a cabo su labor. 

Muchas de las celebraciones más importantes del pueblo mantienen relación con este edificio. Por ejemplo, se trata de un lugar de parada obligatoria durante la Cabalgata de los Reyes Magos y punto de partida para los desfiles de carnaval. Además, se han realizado diversas campañas a favor del asilo por parte de la asociación de comerciantes y reciben visitas de grupos musicales diversos que actúan para sus residentes. 

Para acceder tanto al pazo como a la capilla, existen dos escalinatas situadas a izquierda y derecha del conjunto arquitectónico que los compone. En la fachada del edificio, hay varios detalles dignos a destacar que dejan constancia de sus raíces, como por ejemplo el escudo familiar de Zárate y Murga en su parte central superior. A día de hoy, a pesar de sus cambios de propiedad y utilidad, sigue siendo un lugar importante en Cambados que representa mucho para sus habitantes.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *