Dólmenes, monumentos en piedra para la historia y la leyenda

Vestigio de quienes habitaron Galicia dos o tres milenios antes de la nuestra era, los dólmenes se alzan hoy en día en muchos puntos de la comunidad como recuerdo de antiguos ritos funerarios y como fuente de inspiración para la cultura popular. Sus estructuras, formadas por varias piedras de grandes dimensiones colocadas en posición vertical y cubiertas por otra gran losa formando así una cámara a la que se accedía a través de un corredor pétreo sigue sorprendiéndonos hoy en día. En siglos pasados se atribuyó su construcción a personajes mitológicos como las mouras y los mouros y alrededor de sus imponentes piedras nacieron también numerosas leyendas. A continuación te ofrecemos una pequeña guía por algunos de los ejemplos más espectaculares que podrás contemplar en tu recorrido por Galicia.

 

Dolmen de Dombate

Cabana de Bergantiños

Sobrenombres como la catedral o la capilla sixtina del megalitismo gallego reflejan la importancia que este monumento situado en la comarca coruñesa de Bergantiños tiene dentro del patrimonio arqueológico de esta comunidad. Desde hace una década está protegido en el interior de un edificio levantado para preservar especialmente sus valiosas pinturas. Su centro de interpretación dispone también de una réplica a tamaño real del interior de la cámara para que los visitantes puedan ver lo que se esconde en el interior de las enormes piedras que inspiraron a poetas como Eduardo Pondal. Las excavaciones realizadas en la zona han permitido constatar que el dolmen actual fue levantado sobre otra estructura más antigua.

 

Dolmen de Axeitos

Ribeira

Otro de los dólmenes más famosos de Galicia se encuentra en la parroquia ribeirense de Oleiros. También conocido como Pedra do Mouro, el de Axeitos es uno de los monumentos megalíticos de este tipo mejor conservados de toda la Península y está enmarcado por un túmulo de unos 30 metros de diámetro. Más de media docena de losas cubiertas por otra piedra de grandes dimensiones forman su cámara, de alrededor de 2 metros de altura. Situado en un espacio arbolado es una de visita obligada para quienes se acercan a la comarca de Barbanza.

 

Pedra da Arca

Malpica

La enorme losa que cubría este dolmen situado en el municipio de Malpica fue partida a la mitad empleando explosivos hace varias décadas. Los dos fragmentos permanecen caídos sobre las losas verticales que los sostenían originariamente, pero esto no impide imaginar la majestuosidad de esta construcción levantada en el momento de mayo esplendor de la cultura megalítica.

 

 

Casiña dos Mouros y Casota do Foxo

Muíños

Estos dos dólmenes están situados en la necrópolis de As Maus de Salas, junto a las aguas del embalse de Salas. De hecho, la Casiña da Moura tuvo que ser desplazada de su ubicación original para que no resultase afectada por la subida de las aguas. Tanto en este caso como en el de la vecina Casota do Foxo, sus cámaras superan los dos metros de altura y están formadas por siete ortostatos (bloques grandes de piedra colocados verticalmente) que sujetan otra enorme piedra.

 

Pedra da Arca y Pedra Cuberta

Vimianzo

El tamaño de sus losas y el diámetro de la mámoa convierten el dolmen de Pedra da Arca en uno de los más grandes de Galicia. Solo la losa superior pesa alrededor de 12 toneladas. Destaca también por los restos de grabados y pinturas que se pueden apreciar en su interior. Se encuentra, además, en un municipio, el de Vimianzo, especialmente rico en patrimonio megalítico y que ha diseñado una ruta específica para dar a conocer sus principales puntos de interés, como el dolmen de Pedra Cuberta, que ya fue objeto de estudio hace 90 años por las pinturas de su corredor. 

 

Mámoas de Guidoiro Areoso

A Illa de Arousa

El pequeño islote de Guidoiro Areoso destaca porque a pesar de su reducido tamaño y de estar formada mayoritariamente por arena alberga varios restos arqueológicos. Los especialistas han identificado al menos cinco mámoas (sepulcros formados por un dolmen cubierto por un montículo de tierra) y han llevado a cabo varias excavaciones para tratar de conocer el alcance de estas estructuras. Se cree que en la época de su construcción el lugar formaba parte de una península y no estaba tan expuesto a la acción de las mareas como en la actualidad. Los cambios en las corrientes de la ría de la última década amenazan su conservación.

 

Mámoa do Rei

Vilaboa

Situada en el corazón del parque natural del Lago de Castiñeiras, la Mámoa do Rei es el monumento principal del conjunto megalítico de A Chan de Castiñeiras, uno de los más importantes de Galicia y que se sitúa en tierras de los municipios pontevedreses de Vilaboa y Marín. Un túmulo de unas dimensiones de 30 por 20 metros con un dolmen en su centro forman la Mámoa do Rei, restaurada a comienzos de este milenio. Durante las excavaciones realizadas en la zona fueron localizados varios ídolos antropomorfos y en el interior de la cámara del dolmen hay varias figuras grabadas en la piedra. 

 

Dolmen de Cabaleiros

Tordoia

Al igual que ocurre en otros muchos casos, en siglos pasados se atribuía un origen legendario al espectacular dolmen situado en la parroquia de Cabaleiros, en el municipio coruñés de Tordoia. Los habitantes del lugar transmitieron de generación en generación la historia de una “moura” que había sido vista tejiendo en el interior de esta estructura formada por siete piedras cubiertas por una gran losa de más de 12 metros cuadrados, de ahí que fuese conocida popularmente como la Casa da Moura. Este dolmen fue declarado monumento histórico artístico en 1975.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *