La Devesa da Rogueira, un espectáculo natural y cromático

Pese a que la tecnología y las comunicaciones forman hoy parte de nuestro día a día, muchas veces es necesario encontrar lugares remotos que nos devuelvan la calma. La Devesa da Rogueira es uno de esos sitios apartados de la civilización que están a nuestro alcance para escapar y desconectar del mundo. ¿Aún no la conoces? Te invitamos a que la visites para echar una mirada al pasado y descubrir un paraíso natural muy singular, ya que se trata de uno de los bosques con mayor diversidad de colores y especies vegetales no sólo de Galicia, sino también de toda España.

 

Este bosque situado en el municipio lucense de Folgoso do Courel es una de las joyas mejor conservadas de la sierra de O Courel, ya que las pocas devesas que existen en esta cordillera son muy húmedas y se encuentran en laderas muy empinadas. Sin embargo, la Devesa da Rogueira se compone de 3 kilómetros cuadrados que, según un estudio publicado en 2013 por investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela, alberga un total de 21 tipos de bosques diferentes. Además de la gran diversidad de flora, la variedad de fauna no se queda atrás: el tritón ibérico, la rana patilarga, las comadrejas, los gatos monteses, las martas y los lirones son algunos de los habitantes de este espacio natural.

 

Una vez inmersos en este bosque atlántico resulta fácil viajar al pasado y darnos cuenta de lo que sería el paisaje original de Galicia, caracterizado por sus tonos verdes. En las zonas más profundas, la vegetación de esta devesa ofrece algunos tipos de plantas aromáticas, llegando a mostrar incluso un matiz mediterráneo. Además, posee ciertos enclaves en los que asoma el valor mineral de su subsuelo y de sus grutas. Un ejemplo son las Fontes do Cervo, una pared de varios metros de altura y color rojizo que contrasta con su entorno.

 

Una de los mayores atractivos de este espacio natural es la ruta de senderismo que comienza en el pueblo de Moreda, lugar donde se encuentra el Aula da Natureza. Allí existe una exposición permanente con el objetivo de informar sobre los senderos y los valores ecológicos de la sierra. El inicio de la caminata es sencillo y hace que la primera media hora se haga llevadera, pero a medida que se avanza el ascenso comienza a ser cada vez más complicado. Justo en el centro del paraje se puede observar la fauna más interesante de O Courel y una flora de gran riqueza, como fresnos, hayas, acebos y abedules.

 

Llegar hasta arriba y visualizar las Fonte do Cervo compensa todo el esfuerzo y el cansancio acumulado. Es cierto que las subidas son duras, pero si te encuentras con ganas no lo dudes: durante y después del trayecto podrás disfrutar de un espectáculo visual que, sin duda, te costará olvidar mucho tiempo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *