Galicia presume de árboles singulares

Los árboles son uno de los elementos más importantes del paisaje gallego y de nuestra historia y cultura. Basta echar un vistazo a la toponimia para descubrir qué algunas de las especies más características de esta tierra, como es el caso del carballo (roble) y del castaño, no solo pueblan nuestro territorio formando bosques, sino que su presencia ha servido también para dar nombre a aldeas, parroquias e incluso municipios. Lugares como Carballo, Carballeda, Castiñeiro y, especialmente, Souto se cuentan por decenas a lo largo y ancho de las cuatro provincias gallegas.

 

No es de extrañar por tanto que al igual que ocurre con otros elementos importantes de nuestro patrimonio histórico, arquitectónico y etnográfico, los árboles también tengan su propia figura de protección. Se trata del Catálogo Gallego de Árbores Singulares, una figura creada por la Xunta de Galicia en el año 2007 y que recoge tanto ejemplares concretos como formaciones arbóreas más amplias.

 

En la actualidad, el Catálogo tiene casi 200 entradas, de las que la mayoría corresponden a árboles singulares (157) y el resto (38), a formaciones singulares. El listado incluye los ejemplares más sobresalientes de las especies autóctonas, pero también muestras de árboles foráneos que por sus características merecen ser objeto de protección.

 

A la hora de incluir un árbol o una formación en el Catálogo se tienen en cuenta aspectos como su tamaño, edad, significación histórica o cultural, rareza o belleza, entre otros, así como el valor simbólico que le dan los propios habitantes del lugar y su importancia científico, cultural, didáctico, paisajístico u ornamental. Así, es posible encontrar en el catálogo ejemplares como el Carballo del Pazo de Cartelos (Carballedo), del que se calcula que con sus alrededor de 2.000 años de vida es el árbol más antiguo de Galicia, o el Abuelo del Eucaliptal de Chavín (Viveiro), que mide más de 70 metros de altura y es uno de los más altos de toda Europa. En cuanto a las formaciones singulares, el catálogo incluye carballeiras como las de Caldas de Reis y San Lourenzo de Trasouto (Santiago de Compostela) y soutos como los de A Retorta (Viveiro) y Rubial (Folgoso do Courel).

 

La inclusión de un ejemplar en el catálogo implica su protección, con independencia de su titularidad y de si se encuentra ubicado en una propiedad pública o privada. Se prohíbe cualquier actuación que pueda perturbar su integridad, salud o apariencia. La protección se extiende también a su entorno inmediato, de tal forma que la realización de proyectos que puedan afectarles estará sujeta a una autorización previa por parte de la Xunta.

 

La creación del catálogo ha permitido el conocimiento general y la puesta en valor de muchos de estos árboles, aunque en algún caso no ha sido suficiente para evitar que los efectos naturales del paso del tiempo, fenómenos meteorológicos como temporales y tormentas e incluso, en ocasiones, la acción del hombre hayan afectado a algún ejemplar.

 

Si quieres conocer más sobre estos árboles puedes consultar el catálogo completo aquí

2 comentarios en “Galicia presume de árboles singulares

  • el 15 julio, 2020 a las 8:49
    Permalink

    El alcornoque gigante próximo a la iglesia de Reboreda (cerca de Redondela) deja que desear. Está “a monte” y con grandes eucaliptos amenazantes y consumidores de recursos.

    Hay que recordar que la inclusión de un árbol en el catálogo incluye la protección pero no sé cumple.

    La administración parece que mira para otro lado y se cree que suficiente con decretar, legislar y dar propaganda. Hay que estar detrás verificando que las normas se cumplen para poder seguir presumiendo.

    Respuesta
    • el 17 julio, 2020 a las 10:55
      Permalink

      Gracias por su comentario. Saludos.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *