Donde la naturaleza y el ocio han recuperado terreno a la industria

El desarrollo de algunas actividades industriales tiene un importante impacto visual y ambiental sobre el territorio. La explotación de recursos naturales propicia en ocasiones grandes transformaciones del paisaje que en muchos casos resultan irreversibles. Pero el cese de algunas de esas actividades abre la puerta a proyectos que permiten dar una nueva vida a esos espacios. Descubre con nosotros algunos de esos lugares en los que la naturaleza y el ocio le han recuperado terreno a la industria.

 

Lago de Meirama

Cerceda

Cuatro décadas después de que comenzasen las actividades de la antigua mina de Limeisa, el lugar ha experimentado un cambio radical y el hueco dejado por los millones de toneladas de carbón extraídos ha dado paso a un inmenso lago de 170 hectáreas de superficie que acaba de ser abierto para disfrute de vecinos y visitantes. Con más de 2 kilómetros de longitud, una anchura máxima de un kilómetro y una profundidad que supera los 200 metros, esta gran masa de agua se ha convertido en un espacio ideal para el ocio y la práctica de actividades deportivas. Casi un millar de especies de flora y fauna se dan cita en un área que incluye también un amplio espacio circundante hasta superar las 700 hectáreas. Los senderos que rodean el lago y cruzan toda la zona, y la playa habilitada en una de sus orillas ya han comenzado a recibir a los primeros visitantes. 

 

Lago de As Pontes

As Pontes de García Rodríguez

Unos pocos años antes del proceso realizado en Cerceda, la antigua mina a cielo abierto que abastecía a la central térmica de As Pontes de García Rodríguez ya fue sometida a un proceso similar de reconversión en lago. De hecho, el próximo año se cumplirá una década desde que aquel gigante agujero de 18 kilómetros de diámetro ya completamente lleno de agua iniciaba su nueva vida como lago artificial (el más grande del país). Culminaba así el proceso de llenado llevado a cabo durante varios años con las aportaciones de los afluentes del río Eume y el agua de lluvia, y se abría una etapa que ha propiciado que el lugar se haya convertido en un espacio de referencia para el ocio y el deporte. Su playa, la oferta de actividades náuticas, los espacios para el paseo y el senderismo y otros atractivos como una gran tirolina son algunos de los motivos por los que el Lago de As Pontes no deja de ganar seguidores.

 

Laguna de Mina Mercedes

Valga

También conocido como Laguna de Santa Cristina, este espacio hoy reconvertido en área de ocio y descanso tiene su origen en un antiguo yacimiento de extracción de arcilla que estuvo en funcionamiento hasta finales del siglo pasado. La laguna ocupa una superficie de alrededor de 4 hectáreas y los terrenos colindantes han sido acondicionados con bancos y un paseo perimetral que los convierten en un lugar ideal para disfrutar de una comida campestre y una caminata. Además, sus aguas han sido declaradas coto de pesca sin muerte y disponen también de plataformas para facilitar la práctica de este deporte.

 

Parque Botánico de Montealegre

Ourense

Diez años se cumplen ahora de la inauguración del parque botánico de Montealegre, un espacio situado en un área de más de 100.000 metros cuadrados que albergó en el pasado canteras y minas. Parte de aquella etapa industrial se deja ver en la actualidad en su auditorio al aire libre excavado en roca. Las piedras son también un elemento fundamental para el ocio en la zona habilitada para la práctica de la escalada, aunque la vegetación es la gran protagonista de la zona gracias a los trabajos de reforestación llevados a cabo en todo el área. El parque dispone también de un mirador que ofrece una amplia panorámica de la ciudad de las Burgas.

 

Lago de Lapido

Gondomar

El hueco dejado por una antigua explotación de extracción de piedra en Morgadáns fue aprovechado para acondicionar un espacio de ocio muy apreciado por los vecinos de la zona. El lago artificial, debidamente sometido a un proceso de depuración, se llenó de vida con la introducción de especies autóctonas y su entorno, acondicionado con bancos y mesas, constituye una interesante alternativa de ocio desde hace apenas un año.

 

Laguna de Pedras Miúdas

Catoira

Aunque el baño allí fue prohibido hace ahora un año debido a la peligrosidad del acceso al agua, esta laguna formada en el espacio dejado por una antigua cantera sigue siendo un lugar de gran interés natural. Dispone de un aula medioambiental, un espacio para el estacionamiento de vehículos y zonas para el paseo a través de sendas y pasarelas. Su entorno también fue recuperado plantando especies vegetales autóctonas.

 

Parque de Bens

A Coruña

El antiguo vertedero coruñés es hoy en día uno de los orgullos de la ciudad. Sus más de 60 hectáreas, los 13 kilómetros de senderos que lo recorren, sus 2.000 metros cuadrados de superficie acuática (dispone de dos lagos, uno de ellos con cascada), el abundante mobiliario urbano con el que ha sido dotado, y las vistas que ofrece tanto de la ciudad como del océano hacen del parque de Bens un lugar ideal donde desconectar del bullicio de las calles y relajarse paseando. Fue inaugurado hace ahora 20 años y allí se puede ver también la lancha de salvamento Blanca Quiroga, convertida en monumento tras varias décadas protegiendo a las gentes del mar.

 

Ruta do Ferrocarril

A Pontenova

Las líneas de ferrocarril contribuyeron a vertebrar el territorio permitiendo el movimiento de mercancías y personas, pero también abrieron cicatrices en el paisaje convirtiéndose en una barrera para las personas que habitaban en sus márgenes. Sin embargo el abandono de algunos de esos trazados ha permitido recuperarlos como espacios para el ocio, como ha ocurrido en A Pontenova donde parte de la antigua línea férrea que unía la mina de Vilaoudriz con el cargadero situado en la ría de Ribadeo sirve ahora de senda verde. Un tercio de los más de 30 kilómetros del antiguo trazado ha sido acondicionado para caminar atravesando viejos túneles y zonas boscosas de gran atractivo natural y paisajístico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *