El Molino de Senra o cuando las mareas servían para moler el grano

El mar es un elemento esencial en Galicia que ha contribuido a modelar la vida y el desarrollo de un importante número de localidades de esta tierra y de sus habitantes. Son muchas las maneras en las que los gallegos hemos sacado provecho de las aguas que bañan nuestras costas, pero sin duda, una de las más singulares tiene que ver con las mareas. Las posibilidades de aprovechamiento motriz que se podían extraer de las oscilaciones periódicas del nivel del mar ya fueron observadas en la Edad Media y esto se tradujo en la edificación de los molinos de mareas en distintos puntos del litoral de la Europa Atlántica a lo largo de los siglos posteriores. 

 

En Galicia aún queda algún ejemplo de estos ingenios, como es el caso del molino de Senra, en Ortigueira. Construido a comienzos del siglo pasado este molino tenía como propósito triturar los granos de cereal para producir harina. La construcción fue levantada en la desembocadura del río Maior, en la ría de Ortigueira, e incluía, además del edificio que alberga las piedras del molino, un dique y un sistema de compuertas para embalsar durante la marea creciente el agua que después era empleada, en la bajamar, para mover las muelas. Su funcionamiento estaba supeditado a los ciclos de la marea, por eso en su interior disponía de camas para que los operarios encargados de hacerlo operar pudiesen descansar durante las horas de espera. Al igual que ocurría con los molinos de río dedicados a tareas similares, el pago se realizaba con parte de la harina producida. 

 

El Molino de Senra fue construido por un emigrante retornado de Cuba entre los años 1905 y 1910 y estuvo en funcionamiento durante varias décadas, hasta que la electricidad y los motores acabaron por reemplazar este tipo de instalaciones. Después de muchos años de abandono, fue restaurado hace una década con el objetivo de preservar y dar a conocer su valor etnográfico.

 

La construcción se encuentra, además, en un humedal de gran valor ornitológico e incluso ha sido habilitado en sus inmediaciones un espacio para la observación de aves. Así que una visita a la zona permite disfrutar al mismo tiempo de un lugar de interés tanto histórico y marítimo, como natural. 

 

Si quieres llegar hasta allí encontrarás su ubicación en https://goo.gl/maps/X4Lm4LTCt5beL1dN7

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *