Lalín vuelve a honrar al Cocido con una fiesta que presume ya de internacionalidad 

Si hay un plato que puede reclamar su condición de manjar invernal por excelencia de la cocina gallega ese es el cocido. Y si hay una localidad que presume de ser la capital de esta preparación esa es Lalín. Hace ya más de medio siglo que nació en ese municipio pontevedrés una celebración que no ha dejado de crecer con los años y que ha propiciado que las palabras Lalín y cocido estén ya unidas de forma indisoluble en el imaginario colectivo de los gallegos por más que el plato esté presente en el recetario de las cuatro provincias.

 

Por su veteranía, importancia, singularidad y arraigo, la fiesta fue declarada hace ya 10 años celebración de interés turístico nacional. Y en breve dará un paso más en este escalafón al ser elevada a la categoría internacional. El Cocido de Lalín se unirá así a los 11 festejos gallegos que gozan ya de esa consideración, aunque será la única cita gastronómica presente en ese exclusivo listado.

 

El 16 de febrero, domingo anterior al domingo de carnaval, es la fecha clave de la celebración lalinense. Será ese día cuando miles de personas se reúnan en la localidad para dar buena cuenta de este calórico y sabroso homenaje gastronómico al cerdo en el que también tienen cabida otras carnes y en el que el ingrediente estrella está convenientemente acompañado por productos de la huerta gallega.

 

La receta varía ligeramente a lo largo y ancho de toda Galicia, aunque el núcleo central no cambia. En Lalín lo tienen claro y desde el propio Ayuntamiento, promotor de la celebración, apuntan el listado de ingredientes indispensables para preparar un cocido para 10 personas: media cabeza de cerdo curada, medio lacón curado, espinazo, dos rabos salados, tocino con veteado, costilla salada, oreja salada… E incluso apuntan las claves para preparar algunos de esos ingredientes antes de cocinarlos y obtener así un resultado óptimo: el lacón debe ser puesto a desalar cuatro días antes; el resto de la carne de cerdo, dos días antes; y los garbanzos y las habas han de estar en remojo 24 horas antes de comenzar la cocción. 

 

Pero si lo que le apetece es simplemente disfrutar del plato sin necesidad de trabajar entre fogones, basta con acudir en Lalín y ponerse en manos de los experimentados cocineros locales. El domingo 16, decenas de miles de personas regresarán a la localidad atraídas por el olor de su plato estrella y el ambiente festivo para degustar los platos que se servirán en los restaurantes del municipio. No faltarán ese día la música, los desfiles y el tradicional pregón, que este año será leído por Sonsoles Ónega. La periodista se sumará así al ilustre elenco de personas encabezado por Álvaro Cunqueiro que durante este más de medio siglo se han encargado de alabar las virtudes del cocido lalinense. 

 

Y quien no pueda esperar hasta ese día para degustar el rico manjar también dispondrá de otras muchas opciones de hacerlo, puesto desde hace ya dos décadas la fiesta arranca con varias semanas de antelación. “De San Amaro a San Valentín. Mes do Cocido en Lalín”. Con este lema como guía, un numeroso grupo de restaurantes incluyen durante todo ese período previo al día grande de la fiesta el cocido en sus menús y permiten (en jornadas señaladas y con reserva previa para el resto de los días) disfrutar del famoso cocido. Si aún no lo ha probado, no pierda la ocasión de hacerlo. Su paladar se lo agradecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *