El vino D.O Valdeorras, calidad centenaria.

La comarca de Valdeorras, en la provincia de Ourense, es una zona con fuerte tradición vitivinícola que acoge un total de nueve municipios. Aunque si hablamos de la Denominación de Origen Valdeorras la superficie se limita a los ayuntamientos de Larouco, Petín, O Bolo, A Rúa, Vilamartín de Valdeorras, O Barco de Valdeorras, Rubiá y Carballeda de Valdeorras.

Las zonas de producción de esta D.O. se caracterizan, entre otras cosas, porque ocupan parte de las cuencas de los ríos Sil, Xares y Bibei. Un paisaje único donde se mezclan las tierras rojizas, los suelos pizarrosos o graníticos y otras plantaciones como los olivos o los castaños. Por su parte, y aunque esta zona se caracteriza por las temperaturas extremas, el clima de la comarca goza de una orientación especial que aporta unas condiciones excepcionales de sol y temperatura para esta denominación.

El origen de estos caldos se remonta a la época romana donde ya se daban las condiciones idóneas para el cultivo de esta especialidad. Gracias al duro trabajo de agricultores y productores de vino, la Denominación de Origen Protegida Valdeorras consiguió el reconocimiento en el año 1945 por Orden Ministerial. A partir de este momento, los esfuerzos se centraron en recuperar variedades como el Godello y el Mencía, se comenzó a apostar por la calidad y el control, se puso especial atención a la promoción y por supuesto, se buscaron nuevos caminos de comercialización y explotación.

Aunque los vinos más característicos de la D.O Valdeorras son los monovarietales, Godello en los blancos y Mencía en los tintos, también se elaboran otros con el resto de las variedades. Dentro de las variedades blancas podemos encontrar también Dona Branca y Palomino, y dentro de las variedades tintas Brancellao, Merenzao, Sousón, Alicante, Garnacha Tintorera, Gran Negro, Negreda  y Tempranillo.

Con todo, si hay algo que no podemos olvidar destacar de esta D.O., es que existen una gran cantidad de bodegas tradicionales donde el cuidado del vino y su elaboración se preparaba en cuevas excavadas en la tierra. Suelen encontrarse en lo alto de las aldeas y en las laderas más escarpadas, y aunque se encuentran bajo tierra, las delatan sus chimeneas conocidas como ‘refugallo’. La función de estas peculiares chimeneas no era otra que favorecer la ventilación y regulación de la temperatura del interior.

Si te animas a verlas, los municipios de Larouco,  A Rúa e Vilamartín de Valdeorras, cuentan con algunas de las cuevas en mejor estado de conservación y además, aptas para visitas. Por ejemplo, la conocida como ‘La Mina’, en A Rúa, que data del siglo XVIII, donde la bodega Joaquín Rebolledo madura sus vinos de crianza. ¡Seguro que te encanta!

En definitiva, la calidad de los vinos con Denominación de Origen Valdeorras es indiscutible. Son un referente nacional e internacional del sector y, desde luego, la región en la que se cultivan tiene mucho que ver. Si tienes la oportunidad de conocer de cerca la historia y tradición vitivinícola de la comarca, no la dejes pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *