Seis instrumentos de la música tradicional gallega

Galicia es una potencia musical. Las melodías tradicionales, interpretadas durante decenios por los gallegos, alcanzaron una nueva vida con el resurgir que experimentan desde finales del siglo pasado.

La gaita

La reina de la música gallega se emparenta con otros instrumentos de viento similares empleados en lugares como Escocia o incluso en el norte de África. El característico fuelle de piel permite al intérprete alargar el sonido sin tener que soplar constantemente, lo que le hace ser un instrumento con enormes posibilidades sonoras. El ronco, el tubo que se apoya sobre el hombro del gaitero, emite un sonido continuo, mientras que el punteiro es el tubo en el que se interpretan las melodías.

La zanfoña

La zanfoña es un aparato de origen muy antiguo, que tuvo su apogeo en la Edad Media; es común ver entre las esculturas románicas a algún intérprete de este instrumento, que funciona con el frotamiento de sobre las cuerdas, originalmente hechas de tripa de animal. Su sonido monocorde e hipnótico ha sido recuperado en los últimos tiempos por varios de los grupos más experimentales dentro de la música folk gallega.

La pandereta

Una imprescindible, más aún que la gaita, en las fiestas populares gallegas. La pandereta está hecha por un marco redondo de madera recubierto de piel en el que se insertan varias piezas de metal llamadas ferreñas, que resuenan de forma muy característica. De las dimensiones de estas piezas y de la misma pandereta depende el tono de la música que en ella se toca. Un buen pandeireteiro domina varias técnicas para golpear o redoblar el instrumento. En muchas ocasiones, las músicas interpretadas a la pandereta se acompañan con canciones a varias voces, con temáticas muy diversas, desde cantos de trabajo a historias cotidianas, de amor o incluso maledicentes.

El pandero
Este gran instrumento cuadrado de percusión suena al golpear con las manos la membrana, hecha de piel de cabra y tensada sobre un marco de madera. Suele contar con cascabeles en la parte interior y la clave para sacarle partido está en la forma en que se golpea, con la punta de los dedos, con los puños, con la palma de la mano…

El acordeón

De origen centroeuropeo, el acordeón es la historia de un éxito, también en Galicia. Fue inventado a principios del siglo XIX y muy poco después formaba ya parte de la tradición musical del continente. Es, como dicen quienes lo tocan, como ter una orquesta entera entre las manos. Lo hay de varios tipos y tamaños, cromático, diatónico… y su uso es sinónimo de fiesta.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *