Rianxo, villa literaria

El de Rianxo es un caso muy curioso. Con unos 12.000 habitantes en la actualidad, en sus calles de traza marinera y medieval crecieron varios de los escritores más importantes de la literatura gallega. El recorrido geográfico es tan fascinante que bien vale la pena hacer una relación de los puntos a visitar.

El primero de ellos es, desde luego, su núcleo histórico. El Pazo de Martelo, situado junto a la iglesia de Santa Comba, es uno de los edificios emblemáticos de la localidad. En este mismo solar se erguía antiguamente la casa habitada por Paio Gómez Chariño (1225-1295), señor de la villa, militar de renombre durante las luchas entre cristianos y musulmanes, Adelantado del Reino de Galicia… y trovador insigne del que se conocen cerca de treinta cantigas, la mayor parte de temática amorosa. El edificio actual data del XVII y a su fenomenal balaustrada nunca se asomó el trovero, pero el lugar aún tiene gran sabor literario. Mucho más sabiendo que la plaza en la que se sitúa está dedicada a Rafael Dieste (Rianxo, 1899-Compostela, 1981), renovador de la literatura gallega en el inicio del siglo XX. Dieste rompió con el ruralismo imperante y escribió narrativa de ficción y teatro, también en castellano. Pasó buena parte de su vida en el exilio durante el franquismo. “Cuando yo era un chavalote llegó un día a Rianxo, me parece que a las diez y media de la mañana, una ballena. Algunos, para quitarle mérito a nuestra villa dicen que era una ballena muy pequeña, una criaturita de ballena. Habladurías, envidia, no saben lo que dicen”, rememoraba en su libro Dos arquivos do trasno.

Dieste había nacido en la Rúa de Abaixo, que se puede considerar el kilómetro cero de la literatura gallega. En este mismo vial, muy cerca ya del mar, nació también Alfonso Daniel Rodríguez Castelao (Rianxo, 1886-Buenos Aires, 1950). Dibujante de talento y humor desbordantes, literato amante de la miniatura y de la precisión y activista político, fue fundador de la revista Nós, diputado en la República y líder del galleguismo. Son fundamentales obras suyas como Os vellos non deben de namorarse, Os dous de sempre o
Sempre en Galiza.

Otro escritor de enorme importancia nacido en la Rúa de Abaixo fue Manuel Antonio Pérez Sánchez (1900-1930), conocido como autor por su nombre de pila, Manuel Antonio. Su libro De catro a catro está considerado un antes y un después en la producción poética en lengua gallega, un delicioso retrato de la vida marinera que él practicó, lleno de delicadeza y de simbolismo. Manuel Antonio falleció muy joven, a los 29 años, en la parroquia de Asados, donde una placa cerca de la iglesia recuerda que allí estaba la casa de su familia.

También fuera del casco histórico, en Taragoña, nació el vanguardista Xosé María Brea Segade (1904-1934). De la generación de Dieste y Manuel Antonio, su poesía se publicó póstumamente y un busto lo recuerda en el paseo da Ribeira, igual que a Rosalía de Castro (1837-1885). Algo tendrá el mar de Rianxo para haber producido tantos y tan buenos literatos a lo largo de los siglos…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *