La Galicia mediterránea de la Serra da Enciña da Lastra

El 4 de abril del año 2002 fue una fecha señalada para los bosques que crecen en las tierras ourensanas de Rubiá. Ese día fue aprobada la declaración como parque natural de la Serra da Enciña da Lastra, un espacio de algo más de 3.000 hectáreas de extensión que constituye toda una rareza en Galicia por sus singularidades en cuanto a flora y fauna. En esta tierra de robles y castaños, un árbol de clima mediterráneo se convirtió así en la seña de identidad de nuestro sexto parque natural y de sus cumbres de roca caliza.

 

Dicen que la encina que le da nombre era un gran árbol empleado antiguamente como referencia por los viajeros para no perderse en estas tierras situadas en uno de los puntos más orientales de Galicia, haciendo frontera con la provincia de León. En la actualidad aún se puede ver en la parroquia de Covas un magnífico ejemplar que bien podría responder a esa descripción. Sea ese en concreto o no el que inspiró el nombre de toda la zona, lo cierto es que uno de los principales valores del parque es la presencia en la zona de los encinares más extensos de Galicia, así como de matorrales espinosos propios también del Mediterráneo, de los únicos tomillares de esta tierra y de las pocas saucedas mediterráneas que se pueden ver por estas latitudes. Sus más de 25 especies de orquídeas convierten, además, este parque en un auténtico paraíso para los amantes de la botánica.

 

La Serra da Enciña da Lastra ofrece un paisaje poco frecuente en este extremo de la Península Ibérica, que se ve enriquecido por ejemplares de fauna poco usuales, como la lagartija cenicienta. También se concentra allí una de las principales comunidades de murciélagos de Galicia, entre la que ha sido posible identificar al menos 9 especies diferentes habitando las numerosas grutas que convierten la zona en la mayor red de cavidades de la comunidad. Bajo tierra, entre estalactitas y estalagmitas se esconde otro de los grandes tesoros del lugar. Y en sus cielos, las aves (águila real, águila calzada, vencejo real, paloma bravía y chova piquirroja), atraídas por la riqueza de las aguas del río Sil y la protección de las laderas que lo rodean, forman el mayor número de especies nidificantes de Galicia y constituyen otros de los grandes atractivos animales de este parque natural.

 

Sus miradores, como los de Caprada en Oulego, Alto da Escrita en Biobra, Tanque de Covas o la Portela en Vilardesilva, permiten disfrutar de impresionantes panorámicas de las cimas del parque y los cañones que trazan el río Sil y sus afluentes. Y las aldeas, como Covas, Oulego, O Robledo u O Real, mantienen vivo el espíritu del mundo rural dejándonos disfrutar de la arquitectura y las formas de vida tradicionales, así como de valiosos elementos etnográficos como antiguos molinos, fuentes, palomares y hornos comunales.

 

La espeleología y el rafting son dos de los deportes que es posible practicar dentro del parque, pero sin duda la especialidad reina, y apta para todos, es el senderismo. Una red de diez rutas debidamente acondicionadas y señalizadas se convierten en la vía ideal para descubrir los principales atractivos de la Serra da Enciña da Lastra. Su longitud y trazados variables (lineales y circulares, y de entre 1,5 y 8,6 kilómetros), así como sus distintos niveles de dificultad (bajo, medio y alto) configuran una oferta de recorridos con opciones para los visitantes más diversos.

 

Tratar de identificar algunas de sus diferentes especies de orquídeas y aves, pasear entre encinas y otros árboles poco comunes en Galicia, respirar el aroma del tomillo y sobrecogerse ante la impresionante silueta pétrea de los Penedos de Oulego hacen que la experiencia de adentrarse en este parque natural no deje indiferente a nadie.

 

Si quieres obtener más información y preparar tu aventura en este paraje sin igual, visita https://www.turismo.gal/que-visitar/espazos-naturais/parques-naturais/serra-da-encina-da-lastra?langId=es_ES

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *