Herbeira, Santo André y el “pie del viento”

Situado a 700 metros de altura, el mirador de la Garita de Herbeira está entre los acantilados más altos de Europa. Una mirada desde las alturas hacia el mar sobresalta incluso a los que no padecen de vértigo: la caída casi vertical desde media milla y unas amplias vistas sobre el océano son capaces de quitar el aliento a cualquiera.

La Garita de Herbeira es el punto más elevado de los acantilados que forma la Serra da Capelada al encontrarse con el mar. A este territorio frecuentemente azotado por los vientos se puede llegar subiendo desde Cariño (y quizá haciendo parada media ascensión en el hermoso mirador de A Miranda, con amplias vistas panorámicas sobre la ría de Ortigueira); o desde el mismo centro de la villa de Cedeira. Esta última vía es la que utilizan los caminantes que realizan algunas de las rutas de senderismo más populares de la zona, como son la Ruta dos Peiraos o el Camiño de Santo André..

Porque es aquí, a medio camino entre Cedeira y Herbeira, donde se encuentra la mítica aldea de Santo André de Teixido. Todos los que conocen y creen en la tradición saben que es imposible librarse de visitar esta pequeña localidad encajada entre barrancos y colgada sobre el mar: quien non ha ido de vivo, irá una vez muerto, reencarnado en pequeño animal. Ahora en serio: Santo André de Teixido es uno de los centros de peregrinación espiritual más populares de Galicia y también un lugar al que conviene ir aunque no se tengan este tipo de inquietudes. La sencilla iglesia, el puñado de casas que la rodean, la bajada a la fuente y un paisaje agreste e idílico hacen de esta zona una de las imprescindibles del norte gallego.

La carretera que comunica Cedeira con la Garita de Herbeira es estrecha y gira a derecha e izquierda sobre el acantilado, pasando junto a varios miradores desde los que se divisan, a la izquierda, las imponentes moles del cabo Prior y la costa recortada hasta Valdoviño; y a la derecha los acantilados y las casas blancas de Santo André. En el trayecto hay que tener cuidado: las vacas y los caballos, libres en esta parte de la Capelada, caminan con total independencia por un territorio que es suyo desde hace cientos de años.

Un dato más, muy curioso, sobre esta zona mágica de Galicia. En los acantilados de Herbeira ocurre un fenómeno asombroso, que los locales conocen como “o pé do vento” (el pie del viento). Se trata de una espesísima nube que se sitúa sobre la Serra da Capelada en días en los que el viento del nordeste sopla con fuerza, y que coinciden a veces con las jornadas soleadas del verano. Así, puede ocurrir que en Cedeira haga un día espectacular pero que en las alturas la nube corra acantilado arriba cubriendo el cielo y bajando las temperaturas considerablemente. En estos casos, gozar del paisaje es complicado y conducir por la carretera de Santo André puede dar algo de miedo, pero el ambiente misterioso es ciertamente difícil de igualar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *