Enoturismo en Galicia

La vid y el vino forman parte de la identidad histórica, cultural y paisajística de Galicia, constituyendo el sector vinícola una pieza clave del complejo agroalimentario gallego, que se articula fundamentalmente en torno a las cinco denominaciones de origen existentes: Monterrei, Rías Baixas, Ribeira Sacra, Ribeiro y Valdeorras.

Aunque el término “enoturismo” es bastante reciente, hace referencia a un fenómeno que se remonta a hace casi cincuenta años, cuando se creó la famosa Opus Wine Winery en Estados Unidos. Este fenómeno se extendió a diferentes países latinoamericanos y acabó llegando al “viejo continente”. Fue entonces cuando en Francia, uno de los primeros destinos turísticos del mundo, se impulsaron las rutas del vino y, más tarde, empezó a hacerse lo mismo en España, primer país en producción vitivinícola del mundo.

El enoturismo llega entonces a estas tierras, invitándonos a descubrir los paisajes de la viticultura de Galicia y la magia de un entorno envuelto en aromas y en colores que cambian con cada estación, así como a visitar bodegas centenarias y degustar los mejores vinos de nuestra tierra.

Así pues, y a través de las cinco rutas (correspondientes a las cinco denominaciones de origen), se le ofrece al visitante la oportunidad de pasear entre los viñedos y descubrir la riqueza que contienen.

Cabe destacar que, desde el año 2013, Turismo de Galicia nos ofrece una herramienta más a la hora de adentrarnos en este tipo de turismo presentando una aplicación gratuita para smartphones en la que, con datos proporcionados por diferentes Asociaciones de las Rutas de los Vinos de Galicia, se nos proporciona información acerca de las características de cada ruta y de sus vinos, así como un mapa interactivo que localiza nuestra posición y nos ayuda a dirigirnos fácilmente hacia los lugares de interés.

Si todavía no has vivido esta experiencia, desde aquí te animamos a hacerlo, puesto que es una manera diferente de explorar la comunidad gallega y perderte por rincones fascinantes. Además, no hace falta que seas un experto en vino: lo único que necesitas es curiosidad y ganas de disfrutar.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *