El sur de Galicia desde el mirador de A Siradella

A Siradella es el punto más alto en el municipio de O Grove. Es, por lo tanto, el lugar ideal para hacer un experimento: aferrándonos al balcón, junto a la mole de piedra que lo caracteriza, hagamos un recorrido para disfrutar del panorama. Valdrá la pena, ya que desde aquí se puede ver una buena parte del sur de Galicia, con las rías y las playas que cada verano atraen a más viajeros.

Llegar al mirador es fácil, porque sus rocas dominan constantemente el paisaje de la península grovense. Si se va en coche desde la capital municipal hay que salir hacia San Vicente do Mar por la EP 901 y, nada más acabar la villa de O Grove, girar a la izquierda por una carretera estrecha pero muy bien señalizada. A Siradella no es un monte muy grande (no llega a los 200 metros de altitud), pero su situación, como promontorio privilegiado, nos hará entender mucho mejor cómo se conforma el paisaje de estas latitudes de Galicia.

Desde el mirador principal, la vista viaja inmediatamente hacia el sur, a la larga lengua de arena que une O Grove con el resto del continente. A la derecha de este amplio istmo se sitúa la playa de A Lanzada, una de las más amplias y hermosas de Galicia y destino favorito cada verano de millares de amantes del sol y del mar. El arenal tiene una gran ventaja: con más de dos kilómetros de extensión, por más afluencia que haya siempre encontrarás un hueco ben amplio para gozar de la tarde en la playa. Desde lo alto de A Siradella fíjate, en primer término, en el aparcamiento principal de A Lanzada, perpendicular a la barra de arena. Se trata de una línea recta que, aunque parezca increíble, fue el comienzo de un proyecto de aeropuerto que nunca llegó a completarse. Se construyó en 1952 como parte de una obra que finalmente se desestimó.

Levantando un poco la vista, también a la derecha del istmo, podrás ver la Isla de Ons, parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas, y aún más allá incluso la silueta de las Cíes y los entrantes de tierra de O Morrazo y la Costa de la Vela, que separan las rías de Pontevedra y de Vigo.

Vuelve la vista ahora hacia la parte izquierda del istmo de A Lanzada. Lo que ves es el complejo intermareal Umia-O Grove, formado por la desembocadura de dicho río, a la altura de Cambados. Se trata de un terreno en el que la profundidad del mar es pequeña y en el cual el agua se renueva poco a poco, resultado la plaza ideal para el reposo de miles de aves de paso. Si concentras la vista quizá puedas encontrar la chimenea de alguna de las numerosas telleiras (fábricas de tejas y ladrillo) que hubo en esta zona durante años. Algunas han sido recuperadas para mostrar cómo funcionaban en su época de esplendor.

Dejando el mirador principal de A Siradella y subiendo un poco más, por encima del aparcamiento, puedes girar la vista hacia el Océano y las rías de más al norte. Desde aquí se aprecia, al oeste, la inmensidad del Atlántico y, más a la derecha la línea de costa de Arousa.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *