Consejos para el Camino de Santiago: La mochila y los “porsi”

Cuando vayas a preparar tu mochila para el camino, debes pensar sobre todo en qué NO LLEVAR, esto es muy importante porque cuando lleves unos cuantos kilómetros te pesará hasta el cepillo de dientes. Tu mochila no debería sobrepasar el 10% del peso de tu cuerpo, si es menos, mejor. Por ejemplo, puedes sentirte tentado de llevar un GPS  por si te pierdes, pero ya te digo que es prácticamente imposible perderte en el Camino si sigues las flechas amarillas como ya indiqué en un post anterior.

Dependerá de en qué época del año hagas tu camino, pero normalmente será suficiente con que lleves dos mudas completas de ropa, cuatro pares de calcetines de algodón, una prenda de abrigo ligera tipo forro polar y una capa de lluvia que te podrá cubrir a ti y a tu mochila si llueve. Los pantalones que lleves será muy útil que los compres con las perneras desmontables, así si hace mucho calor podrás llevarlos como bermudas y si refresca, sólo tendrás que añadirle las partes de abajo. Una gorra o sombrero de paja te vendrá bien como protección para el sol.

El saco de dormir y la esterilla que sean lo más livianos posible, normalmente no es necesaria la esterilla por eso conviene que o bien no la lleves o bien lleves una lo más ligera posible.Unas sandalias que te sirvan para ducharte y para descansar los pies al llegar al fin de cada etapa.

Una bolsa de aseo lo más ligera posible, evita botellas de gel y de champú (como ya sugería en un post anterior, conviene llevar una pastilla de jabón neutro que valdrá para ducharte y para lavar tu ropa) recuerda que si necesitas algo podrás comprarlo por el camino, de modo que pasta de dientes, cepillo, peine, cortauñas y pinzas tipo depilar (pueden ser muy útiles para curar heridas).Un poco de suavizante para el pelo, si lo necesitas, que te puede valer también para la ropa. Importante el protector solar de alta protección o te quemarás.No cargues con papel higiénico, casi mejor lleva unas toallitas húmedas biodegradables por si las necesitas en ruta ya que suele haber papel en los albergues.Para los hombres, prescindiría del afeitado. Para las mujeres sólo un par de compresas y/o un para de tampones si prevés que puedes menstruar en ruta, el resto ya lo comprarás de camino.

Olvídate de la toalla de ducha que húmeda pesa muchísimo, os recuerdo que cosiendo varias bayetas absorbentes os podréis secar de maravilla, no pesan nada y secan muy rápido. Unos imperdibles para enganchar la ropa húmeda en la mochila y que seque mientras caminas. Es importante guardar la ropa sólo cuando esté muy seca, evitarás hongos…

Si piensas cocinar y comer en los albergues, conviene que lleves un kit de camping lo más ligero posible, mejor de aluminio, porque no suele haber utensilios de cocina disponibles y si los hay, no suelen estar en estado “saludable”. Infórmate bien eso sí, antes de cada etapa, de si vas a disponer de cajero automático y/o tiendas de comestibles y compra sólo lo justo.

Para el botiquín usa una minibolsa de aseo, así meterás lo imprescindible: aguja e hilo para las ampollas, desinfectante yodado, gasas estériles, antiinflamatorio/analgésico, tu medicación crónica si la necesitas y una venda elástica de 8 a 10 cms de ancho.

Interesante una linterna de las más pequeñas o de las de poner en la frente, es útil si quieres caminar antes de que amanezca y para usar de noche en el albergue aunque yo me alumbro con la luz del móvil. Si lo llevas, no te olvides del cargador y si tiene cámara de fotos, ahorrarás cargar con la cámara también.

Es importantísimo que las botas que vayáis a llevar ya las hayáis usado antes bastante, es decir, que los pies estén acostumbrados a andar mucho con ellas. Mejor botas que deportivas, por si encontráis barro en alguna senda, pero puede valer el calzado deportivo siempre que aísle bien el pie y os sujete los tobillos, que son los que sufrirán más en las bajadas.

Documentación necesaria: DNI, Tarjeta sanitaria, tarjeta de crédito para evitar llevar dinero y tu credencial que irás sellando en cada etapa. Esta documentación es importante que la lleves en una bolsita colgada a tu cuello, evitarás robos y/o pérdidas.Y échate al camino sin más preocupación que la de disfrutar de la experiencia. ¡BUEN CAMINO!

Sugerencia: Si eres de los que les gusta escribir, lleva un cuadernillo donde podrás anotar tus emociones y reflexiones al final de cada etapa. Al pasar el tiempo te encantará releerlo…

Anna

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *