Castelo de Pambre, un ejemplo de la arquitectura medieval militar de Galicia

Aunque parezca increíble volver a la Edad Media -aunque sea de manera puntual- es posible. En Palas de Rei, un municipio de la provincia de Lugo, se conserva una maravilla arquitectónica que cada año consolida su atractivo turístico con más y más visitantes. En concreto, nos referimos al Castelo de Pambre, hoy considerado Bien de Interés Cultural y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura militar medieval de Galicia.

Se trata de una construcción del año 1375 -aproximadamente- obra de Gonzalo Ozores de Ulloa, que destaca por estar encaramada en una colina a orillas del Río Pambre. El castillo, de planta cuadrada, se encuentra rodeado por una muralla irregular que se adapta a las características del terreno de la zona.

En cuanto al núcleo del conjunto, este se encuentra presidido por una gran torre -también de planta cuadrada- que se eleva hasta un total de tres plantas. Custodiando esta torre ‘maestra’ se encuentran otras cuatro de características similares pero de menor tamaño. Todas ellas con almenas en punta o triángulo que coronan la fortaleza y que, antiguamente, servían para resguardarse ante posibles ataques externos.

Por su parte, para acceder al patio interior, la entrada nos sorprende con un portalón adintelado en la propia muralla, en la que también se puede ver el escudo de armas de la familia Ulloa. Una vez dentro, es casi obligatorio rodear con detenimiento y apreciar los detalles arquitectónicos del hórreo y la capilla románica de San Pedro que se conservan entre los muros del castillo.

Ahora bien, detalles arquitectónicos aparte, ¿sabías que el Castelo de Pambre fue un mito dentro de la lucha irmandiña contra los señores feudales de la época?. Tanto es así que la fortaleza fue de las pocas que consiguió resistir ante el ataque de los irmandiños en 1467. La verdad es que no es de extrañar que despierte tanto interés.

Para aquellos que les interese una visita a las instalaciones, hay que tener en cuenta su horario de apertura. Tanto si organizas la visita con tiempo como si surge como un plan espontáneo, recuerda que el horario de invierno permite la entrada entre las 12.00h y las 17.30h (ininterrumpidamente) mientras que el de verano es más extenso, de 11.00h a 14.00h y de 16.00h a 20.00h.

Con todo, el municipio cuenta con otros puntos de referencia que también puedes añadir a tu itinerario de visita a la localidad. Por ejemplo la Igrexa Monacal de San Salvador de Vilar de Donas, declarada monumento Histórico-Artístico en 1931 y una las construcciones más importantes del románico gallego en el Camino de Santiago.

¿Necesitas más motivos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *