Bancos para disfrutar de la mejor compañía literaria

Existen diferentes formas de viajar por Galicia siguiendo la huella de nuestros escritores más ilustres. Podemos hacerlo a través de los paisajes que los inspiraron, visitando los espacios que fueron importantes en sus vidas o acercándonos hasta aquellos lugares en los que son recordados y homenajeados años o décadas después de su fallecimiento. Entre estos últimos destinos destacan las casas-museo en las que es posible empaparse del ambiente en que vivieron y dieron forma a sus creaciones. Pero hoy queremos proponerte una experiencia que te permitirá mirar a los ojos a algunos de estos autores, sentarte junto a ellos, imaginar incluso una conversación y si te apetece abrir un libro y disfrutar de la lectura en su compañía. Para poder hacerlo solo tienes que buscar algunas de las estatuas a tamaño real con las que han sido homenajeados en varias ciudades gallegas y que te invitan a tomar asiento.

 

Valle Inclán

Santiago de Compostela

Su etapa estudiantil en Santiago de Compostela, ciudad a la que se refirió como “rosa mística de piedra” dejó una profunda huella en Ramón María del Valle Inclán (1866-1936), tal como se puede ver en algunas de sus obras y otros escritos. En justa correspondencia la ciudad del Apóstol le erigió una estatua y le regaló un espacio privilegiado en la Alameda desde el que poder contemplar eternamente las torres de la Catedral y el casco viejo compostelano. La estatua, elaborada en bronce por el escultor César Lombera, fue inaugurada hace algo más de dos décadas, en enero de 1999, y desde entonces no ha dejado de recibir la visita de los vecinos y los visitantes de la ciudad. Sentarse en el banco ocupado por Valle-Inclán, fotografiarse con él y disfrutar de las vistas es ya uno de los clásicos de Compostela. 

 

Alfredo Brañas

Carballo

César Lombera es también el autor de la estatua con la que Carballo homenajea desde el año 2015 a uno de los hijos más ilustres de la localidad: el escritor y político regionalista Alfredo Brañas (1859-1900). La pieza está inspirada en un retrato al óleo que el pintor José María Fellonera realizó de Brañas, y fue colocada en una céntrica calle peatonal de la capital de la comarca de Bergantiños, justo al lado de la vivienda natal del escritor. Otro banco situado junto al que ocupa Brañas es un lugar habitual de descanso para los carballeses. Muchos de los que allí se sientan imitan a su ilustre vecino leyendo también el periódico.

 

Álvaro Cunqueiro y Castelao

A Coruña

Son muchos los creadores y personajes homenajeados en la plaza coruñesa del Humor, pero dos de ellos destacan por haber sido recreados con sendas esculturas a tamaño natural que parecen disfrutar de ese espacio desde sus bancos de piedra: el ilustrador, ensayista, dramaturgo y político Alfonso Daniel Rodríguez Castelo (1886-1950) y el novelista y periodista Álvaro Cunqueiro (1911-1981). A ambos reservó un lugar especial el ilustrador y caricaturista Siro López en el proyecto que ideó e hizo realidad en 1990 para reacondicionar la anteriormente conocida como Plaza de los Huevos por celebrarse allí un mercado tradicional. Los bustos de Vicente Risco, Wenceslao Fernández Flórez y Julio Camba y los dibujos de personajes populares del mundo del comic como Mortadelo y Filemón o Astérix y Obélix comparten ese mismo espacio, aunque son Castelao y Cunqueiro los únicos que invitan al visitante a sentarse a su lado.

 

Álvaro Cunqueiro

Mondoñedo

Cunqueiro también dispone de un espacio propio en su villa natal desde el que contemplar la fachada de la Catedral, tal como había hecho muchas veces durante su infancia, y mantener vivo así su recuerdo. Fue inaugurada hace ya 40 años, coincidiendo con el Día das Letras Galegas con el que el autor fue homenajeado diez años después de su muerte. Obra de Juan Puchades, escultor valenciano afincado en Mondoñedo, la estatua está situada en una pequeña plaza en la que se reúnen vecinos y visitantes a disfrutar del ocio y de una bella estampa de la localidad.

 

Ramón Cabanillas

Cambados

En el año 2009, coincidiendo con el 50 aniversario de la muerte de Ramón Cabanillas (1876-1959), Cambados inauguró una escultura en la que el artista Lucas Míguez representó al escritor con una libreta en la mano y la mirada fija en el mar buscando inspiración. La pieza estaba pensada para formar parte de un jardín, en aquel momento en obras, pero la buena acogida que tuvo en su ubicación temporal frente al consistorio propició un cambio de planes y que la figura de Cabanillas se haya establecido allí definitivamente convirtiéndose en un símbolo y punto de encuentro de la capital del Albariño.

 

Los tertulianos del Café Moderno

Pontevedra

Varios de los protagonistas de las piezas ya citadas, además del artista César Lombera, se dan cita en un conjunto escultórico inaugurado hace 15 años en Pontevedra. La obra recrea el ambiente de las tertulias clásicas de un emblemático establecimiento de la ciudad, el Café Moderno, homenajeando a algunos de sus participantes más destacados. Castelao, Cabanillas, el político e intelectual Alexandre Bóveda (1903-1936); el jurista, empresario y escritor Valentín Paz Andrade (1898-1987); el escritor y articulista Carlos Casares (1941-2002) y el violinista Manuel Quiroga (1892-1961) están presentes en una obra que incluye dos sillas vacías para invitar al público a tomar asiento, dejarse envolver por aquellos momentos de charla y reflexión e inmortalizarle con tan ilustre compañía.

 

Julio Verne

Vigo

Está claro que el autor de obras míticas como “La vuelta al mundo en 80 días” o “Viaje al centro de la tierra”, entre otras muchas otras, no nació en Galicia, pero el hecho de que Julio Verne (1828-1905) visitase esta tierra en un par de ocasiones y que los paisajes de nuestras costas despertasen su imaginación e inspiración hacen que también tenga un hueco en este listado. Verne se convirtió en uno de los grandes embajadores de Vigo y su ría al dedicarle un capítulo de “20.000 leguas de viaje submarino” así que los vigueses le mostraron su agradecimiento con una estatua a tamaño real. La figura en bronce del escritor reposa sobre los tentáculos de un calamar gigante junto a las aguas que mecen las embarcaciones del club náutico de la ciudad. La pieza, obra del artista local José Molares, fue realizada en el año 2005 coincidiendo con el centenario del fallecimiento de Verne.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *