Ven a las Fiestas del Monte en la villa marinera de A Guarda

Entre los días 7 y 15 de agosto de este año se celebrarán en la villa pontevedresa de A Guarda las Fiestas del Monte, fiesta declarada de Interés Turístico de Galicia y uno de los festejos de mayor repercusión en la comarca del Baixo Miño.

Se trata esta fiesta de una festividad celta cuyo inicio se data en el año 1913. Desde entonces, y cada año, miles de personas participan durante una semana de una amplia programación que incluye actividades de diversos tipos, siendo el desfile y el “Día do Monte” los que congregan una mayor cantidad de visitantes.

El inicio de los festejos de este año lo marcan las carreras pedestres populares en la Alameda de A Guarda y el Trofeo Festas do Monte de Hockey Línea durante la tarde del sábado 5 de agosto. A partir de ahí, el día 7, empieza el plato fuerte, y durante ese día y los siguientes tienen lugar pasacalles a cargo de grupos de gaitas por el pueblo, verbenas con conocidas orquestas, muestras de artesanía y degustaciones gastronómicas, así como un pequeño festival en la Plaza del As de Copas (XIII Rock in Fervenza), el tradicional desfile folclórico y la subida al monte de Santa Trega. Las fiestas finalizarán el martes 15 con una espectacular tirada de fuegos artificiales en el puerto de la localidad.

De entre toda la programación, tenemos que hacer mención especial a la subida al monte, cuyo origen se remonta al año 1912, cuando se crea en A Guarda la Sociedad Pro-Monte de Santa Tecla, entre cuyos fines estaban los de revitalizar las celebraciones religiosas de la ermita, reforestar los alrededores, embellecer el contorno  construir una nueva vía de acceso al mismo. Al año siguiente, la sociedad organiza la primera Fiesta del Monte y, aunque en sus primeras ediciones tenía un carácter puramente familiar, pronto alcanzó gran popularidad, pasando a convertirse en una celebración anual cuyos festejos sólo se interrumpirían durante la Guerra Civil. Hoy en día destaca la romería de bandas marineras que suben desde primera hora de la mañana hasta la cumbre del monte, espantando los malos augurios al son de sus bombos y sus tambores.

Una vez arriba, y junto a amigos y familiares, buscan una sombra bajo la que almorzar y pasar la jornada que, este año, es el domingo 13. Con el avance de la tarde emprenden el regreso a la villa de A Guarda y todos participan de una gran verbena en la que empezarán a pensar ya en la fiesta del año siguiente.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *