Fusión de Galicia y Euskadi en Vigo

Rafael Pérez Iglesias, el chef del restaurante vigués La Carpintería, piensa que, en lo gastronómico, gallegos y vascos “somos muy parecidos”. No solo porque nos gusta mucho comer y comer bien, sino también porque coincidimos en productos típicos. Como el jurel, el centro de su Itsasgorri (Mar Rojo), el bocado con el que ganó por segundo año consecutivo el concurso Petisquiño de la ciudad olívica y con el que participará en la gala del De Tapas por Galicia, también por segunda vez.

Galicia y Euskadi se fusionan en un pastel prensado de jurel marinado, pimiento asado y anchoa en conserva, aderezado con sal, pimienta y lima y completado con caviar de aceitunas negras y unos dados de vermú gallego gelatinado. Una unión de sabores enmarcada por dos tejas crujientes de pan tramezzini.

Vasco de nacimiento y de formación, Rafael estudió en la escuela de hostelería de Galdakao (Vizcaya) y trabajó en grandes hoteles de varias ciudades de España, entre ellos el Pazo Los Escudos de Vigo y el Puerta del Camino, de Santiago. Hasta que decidió volar por su cuenta y, junto a la repostera Elena Garmendia, abrieron La Carpintería, para lo que restauraron una vieja carpintería naval con más de cien años de historia en la zona antigua de Bouzas.

Un local acogedor en el que se aprovecharon las antiguas herramientas como decoración y donde se puede saborear esa misma fusión entre las cocinas tradiconales gallega y vasca, aunque “con un toque de autor”. De un autor convencido de que la costumbre de comer de tapas, tan arraigada en Euskadi, se está trasladando cada vez más a otros lugares, “también a Galicia, donde cada vez lo vemos más, tanto en los turistas que visitan las ciudades como en el público local”.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *