El pelotón de La Vuelta llena de color y emoción las carreteras gallegas

La relación de Galicia con La Vuelta viene de lejos. Destacados ciclistas nacidos en esta tierra y criados para la competición en sus carreteras han dejado su nombre grabado en el palmarés de la ronda española, como Álvaro Pino. Este corredor nacido en Ponteareas se alzó con el triunfo en la edición de 1986 y protagonizó intensos duelos con deportistas de leyenda como Pedro Delgado, Laurent Fignon o Bernard Hinault.

 

Más destacado aun es el caso de los hermanos Rodríguez Barros, una familia de deportistas originarios también de Ponteareas y que se convirtieron en los grandes animadores de La Vuelta en la década de los años 40. Delio, el mayor de ellos, se impuso en la edición de 1945, fue tercero en 1947 y ostenta además el récord de mayor número de victorias de etapa, con una impresionante cifra total de 39. Emilio, siete años menor que Delio, logró la segunda posición en 1948 y dos años más tarde subió un peldaño más para alzarse con la victoria final en una edición en la que estuvo acompañado en el podio por su hermano Manuel, que fue segundo.

 

A un solo paso del primer escalón del podio se quedó también Ezequiel Mosquera (Cacheiras, Teo), clasificado entre los cinco mejores en cuatro ocasiones y segundo en la edición del 2010; mientras que Jesús Blanco Villar (Rois) se alzó con varios triunfos de etapa en los años 1986 y 1987.

 

Además, el asfalto gallego ha sido escenario de disputas épicas, y una de nuestras cimas, la dumbriesa de O Ézaro, ha despuntado en los últimos años como un lugar de referencia. El público aguarda su llegada a sabiendas de que su dureza es terreno propicio para las gestas y los ciclistas lo admiran y temen a partes iguales, conscientes de que pueden consagrarse en sus rampas o sepultar allí sus opciones de hacer algo grande.

 

Este año, a causa de la covid, los organizadores de La Vuelta se han visto obligados a trasladar la prueba en el calendario y a hacer algún cambio sobre la marcha por las restricciones que han sido adoptadas en las últimas semanas, pero no han querido faltar a su cita con Galicia. Tres etapas discurrirán por las carreteras gallegas y O Ézaro volverá a poner a prueba la resistencia del pelotón. En esta tercera semana de La Vuelta 2020, las carreteras gallegas decidirán en buena medida la configuración del podio final.

 

Etapa 13 (3 de noviembre)

Muros- Mirador de O Ézaro (Dumbría)

Tras la jornada de descanso del día 2, en la que los equipos de La Vuelta se concentrarán en la ciudad de A Coruña, la competición se reanudará el día 3 con la única etapa contrarreloj programada en esta edición de la ronda española. Los ciclistas partirán de Muros dirigiéndose hacia el norte en paralelo al litoral por un trazado casi llano y atravesando lugares como Louro, Lira, Carnota y Caldebarcos antes de enfrentarse a las rampas de O Ézaro, que dictarán sentencia. Serán un total de 34 kilómetros entre los espectaculares paisajes de la Costa da Morte.

 

Etapa 14 (4 de noviembre)

Lugo-Ourense

Un día después, casi sin tiempo para recuperarse del esfuerzo de O Ézaro, el pelotón afrontará una jornada sin grandes puertos de montaña, pero sí con muchas subidas y bajadas, terreno ideal para aquellos que traten de dejarse ver y de luchar por la victoria de etapa metiéndose en alguna escapada. Dos ciudades de larga historia y abundante patrimonio, Lugo y Ourense, servirán de salida y meta de un recorrido de 204 kilómetros de longitud. Tras partir de la ciudad de la Muralla los ciclistas cruzarán municipios como Guntín, Monterroso, Antas de Ulla, Agolada y Lalín antes de dirigirse hacia Rodeiro para adentrarse en los bellos paisajes de la Ribeira Sacra (Chantada, O Saviñao, Pantón, Monforte de Lemos y Nogueira de Ramuín) y encaminarse después hacia la ciudad de las Burgas. En su camino deberán superar tres altos de tercera categoría (Escairón, Guítara y Abelaira).

 

Etapa 15 (5 de noviembre)

Mos-Puebla de Sanabria

La Vuelta 2020 se despedirá de Galicia con otra etapa de media montaña propicia para las escapadas. Será, además, con sus 230 kilómetros de longitud la más larga de esta edición. En sus primeros kilómetros por la provincia de Pontevedra, el pelotón cruzará el ayuntamiento natal de Álvaro Pino y los hermanos Rodríguez Barros así como los municipios de O Porriño y As Neves, entre otros. Ya en tierras de Ourense, atravesará localidades como Celanova, Xinzo de Limia, Trasmiras, Verín y A Mezquita antes de dejar Galicia y afrontar el final de etapa en la localidad zamorana de Puebla de Sanabria. San Amaro, Carcedo, O Furriolo, Fumaces y O Padornelo serán los puertos de la jornada, todos ellos de tercera categoría.

 

En la página web de La Vuelta encontrarás información detallada sobre los recorridos y los horarios, pero si tienes previsto animar al pelotón recuerda consultar también en https://coronavirus.sergas.gal las restricciones de movilidad propiciadas por la covid y adoptar las medidas obligatorias de seguridad.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *