Entroidos de Galicia

El Entroido gallego

El Entroido es una de las fiestas más tradicionales, populares y lúdicas de Galicia. Se celebra en gran parte del mundo, aunque en pocos lugares mantiene tradiciones tan particulares y antiguas como en el Noroeste. Aquí, podemos encontrar muchos Entroidos diferentes con personajes únicos, que anuncian la diversión de los días previos a la Cuaresma.

El Carnaval o Entroido es una fiesta de origen pagano, en la que se celebraba el fin del invierno. Adaptada en medida de lo posible al Cristianismo, los días de Entroido se convirtieron en los últimos días de juerga antes de la entrada en la Cuaresma (el nombre Entroido viene de la palabra latina Introitus; entrada). Como según el rito cristianismo, en los cuarenta días previos a la Pascua no se puede comer carne (entre otras cosas), los días del Carnaval se caracterizan por grandes banquetes en los que abundan el cerdo y otras delicias gastronómicas (Carnaval viene de caro, carni; carne).

Es una fiesta de sentido local. Muchas villas y ciudades cuentan con sus propias tradiciones y costumbres carnavalescas. Eso sí, todos estos Entroidos diferentes comparten aspectos como son la retranca, la burla, la rebeldía, la fiesta, y la buena y abundante comida.

Entre los Carnavales más conocidos de Galicia encontramos los Entroidos de Xinzo de Limia, Verín y Laza, que conforman el “triángulo máxico” de los Entroidos gallegos. Estas tres poblaciones del sur de la provincia de Ourense poseen los personajes emblemáticos del Entroido más famosos de toda Galicia: las pantallas de Xinzo, los cigarróns de Verín y los peliqueiros de Laza.

Las pantallas se caracterizan por sus máscaras con cara de demonio con cresta y por los globos de vejiga de vaca que golpean haciendo el molesto ruido que los identifica. Se encargan de animar el Entroido de Xinzo, uno de los más largos de Europa y quizás del mundo, con una duración de cinco semanas. Además, se trata del único Carnaval gallego reconocido como fiesta de interés turístico internacional.

Los personajes de los otros dos Entroidos del “triángulo máxico” son los peliqueiros (Laza) y los cigarróns (Verín) que llevan una indumentaria extravagante y una máscara sonriente, sobre la que portan una mitra en la que están pintados animales de la zona. Ambos llevan fustas con las que golpean y molestan a los vecinos de estas localidades.

Es cierto que no son las únicas figuras tradicionales del Carnaval. Algunos de los muchos otros personajes carnavalescas de los pueblos y aldeas gallegas son: os boteiros de Viana de Bolo y Vilariño de Conso, las Madamas y los Galáns de Cobres (Vilaboa), los xenerais del Ulla, los felos (parientes de los peliqueiros y cigarróns) de Maceda, o las “mázcaras” de Manzaneda, todos personajes de carnavales declarados de interés turístico.

En los últimos años, se están recuperando tradiciones y costumbres que llevaban olvidadas mucho tiempo. Hoy en día, el diverso Entroido gallego está en buena forma y mezcla los ritos ancestrales con la degustación de los productos gastronómicos propios de cada zona, en una fiesta antigua, a la vez que moderna y popular.

Un comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *