Desembarco vikingo: ven a la romería de Catoira

La Romería Vikinga de Catoira se celebra, cada año, el primer domingo de agosto.
En esta fiesta, los habitantes de la villa y los miles de personas que se acercan a ella, escenifican las invasiones vikingas sufridas hace mil años y recuerdan el papel que tuvo Catoira en la defensa de Galicia frente a aquellos ataques normandos en busca del tesoro de la iglesia compostelana (Catoira era ya desde la antigüedad un lugar estratégico de entrada por el mar hasta Compostela).

Esta fiesta tan singular, que se celebra desde el año 1961, empieza por la mañana y en ella se pueden ver y escuchar actuaciones musicales por las calles y en el entorno del “Castellum Honesti”, actuales Torres del Oeste, y epicentro de la celebración. Estas torres, que datan del siglo IX, son uno de los legados arqueológicos e históricos más importantes de Galicia, puesto que durante siglos resistieron el ataque de numerosos ejércitos, y hoy en día se conservan sus restos junto a una ermita dedicada al Apóstol Santiago. Es en esta zona donde se instala un mercadillo medieval en el que, al llegar el mediodía, se obsequia a los organizadores de los festejos con mejillones y vino. A partir de ahí da comienzo lo que es sin duda el plato fuerte de la romería: el desembarco vikingo.

En él se representa la llegada de los invasores del norte a bordo de la réplica de un barco vikingo del siglo XI, con la intención de tomar las Torres del Oeste, que a su vez son defendidas por los habitantes de la villa, produciéndose así una batalla simulada donde los participantes acaban empapados de vino. Después de estos actos, todos disfrutan de un almuerzo popular (con pulpo, empanada, sardinas…) al son de fondo de las gaitas, y ya por la noche, la fiesta sigue con una verbena popular que se completa con numerosas actividades.

A lo largo de toda la jornada, la villa se llena de personas disfrazadas de guerreros vikingos y de campesinos gallegos de la época, lo que dota a estos festejos de una magia particular.
Por todo ello, en 1988, se declara a la Romería Vikinga de Catoira Fiesta de Interés Turístico Nacional y, en 2002, es declarada también Fiesta de Interés Turístico Internacional. Así mismo, y dado que es en estos últimos veinticinco años cuando la romería ha adquirido un mayor crecimiento y una gran proyección internacional, se origina el hermanamiento de Catoira con la villa dinamarquesa de Frederikssund.

Este año, la fiesta será el 6 de agosto.
¡Allí nos vemos!

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *