Puentes de leyenda para adentrarnos en un pasado de historia, fábulas y ritos

Los ríos y caminos de Galicia están repletos de puentes antiguos que han sobrevivido hasta nuestros días para que podamos disfrutar de su belleza y de su valor arquitectónico y patrimonial. Pero también para preservar un importante valor inmaterial como recordatorios de historias, fábulas y ritos. En este blog queremos invitarte a conocer algunos de estos puentes de leyenda.

 

Ponte do Demo

Silleda y Vila de Cruces

El nombre de este puente de construcción medieval y un solo arco levantado sobre el río Deza y situado en las inmediaciones del monasterio de San Lorenzo de Carboeiro no es casual. Cuenta la leyenda que fue el propio demonio el que lo levantó tras llegar a un trato con los monjes, cansados de ver como las crecidas causaban daños a los viaductos levantados por ellos mismos anteriormente. Los monjes se comprometieron a entregar al diablo el alma de los fallecidos durante una jornada dominical, pero llegado el día, prolongaron los rezos durante toda la jornada para evitar así cumplir lo acordado. 

 

Puente de Pontedeume

Pontedeume

Aunque hoy en día la denominación de la villa de Pontedeume está claramente ligada al río que baña sus tierras, el Eume, también aquí hay espacio para la leyenda. En este caso, el relato que ha llegado hasta nuestros días habla de que el monumental viaducto que une ese municipio y Cabanas fue construido por el diablo para hacerse con el alma de una hermosa joven que poseía tierras en ambas orillas y que había quedado atrapada en la ribera opuesta a su castillo. Al igual que en el caso anterior, el diablo también fue burlado y de aquel episodio solo quedaría la denominación Ponte do Demo aunque reconvertida con el pasar de los siglos en Pontedeume.

 

Ponte Gatín

Becerreá

La intervención del diablo está presente también en la leyenda que dio nombre a este paso sobre el río Navia situado en el municipio lucense de Becerreá. El cauce separaba a una pareja de enamorados que pactaron con el demonio darle un recién nacido si este construía un puente que les permitiese reunirse. El diablo accedió y levantó el viaducto, pero la pareja para no tener que entregarle al hijo que esperaban le dio unos gatos recién nacidos. De ahí el nombre del lugar.

 

Ponte do Pasatempo

Mondoñedo

Antiguamente conocido como Ponte dos Ruzos, este viaducto situado en el límite del casco urbano de Mondoñedo debe su denominación actual a un relato en el que la historia y la leyenda se mezclan y que lo liga directamente con el trágico final del Mariscal Pardo de Cela. Este famoso noble fue condenado a muerte por los Reyes Católicos por enfrentarse a ellos, y aunque su esposa, Isabel de Castro, consiguió que fuese indultado no llegó a tiempo para entregar el documento y evitar la ejecución. La demora se produjo, precisamente, en dicho puente. Cuenta la leyenda que los canónigos de Mondoñedo, enemigos del Mariscal, entretuvieron allí a Isabel de Castro el tiempo suficiente para impedirle hacer llegar la noticia del indulto y hacer que la condena fuese cumplida. 

 

Ponte das Febres

Tui

También en este caso la historia y la leyenda se dan la mano para explicar la denominación de este pequeño viaducto situado a las afueras de Tui, en el antiguo camino que se dirigía a Compostela y por donde hoy siguen transitando los peregrinos del Camino Portugués. Las fiebres que le dan nombre son las de la enfermedad que obligó a San Telmo a interrumpir su viaje hacia Santiago y que provocarían, pocos días más tarde, su muerte. El puente sería el lugar donde sintió los efectos de la enfermedad. Llegado allí decidió cancelar la peregrinación y regresar a la ciudad de la que posteriormente fue nombrado patrón.

 

Puente de A Ramallosa

Nigrán y Baiona

La figura de San Telmo está ligada, asimismo, al viaducto medieval que une los municipios de Nigrán y Baiona. En este caso, la leyenda cuenta que una gran tormenta azotó el lugar mientras el santo estaba predicando ante los fieles. Los presentes trataron de huir asustados, pero el santo logró abrir un claro entre las nubes y evitar que el puente sufriera los efectos de la tormenta. No es esta la única leyenda que ha inspirado este viaducto. El puente fue también, en tiempos, escenario de ritos de fecundidad. 

 

Puente de los Padrinos

Ribadumia y Vilanova de Arousa

El puente que une las dos mitades del lugar de Ponte Arnelas separadas por el río Umia es también un lugar relacionado con antiguas prácticas de fecundidad. Y son esos ritos los que han propiciado que el viaducto sea conocido como el Puente de los Padrinos. Según la tradición, aquellas mujeres que no hubiesen podido llevar a buen término embarazos anteriores debían dirigirse al puente y pedir al primer hombre que lo cruzase que vertiese sobre su vientre agua del río Umia. Después se celebraba una pequeña fiesta en el lugar y se arrojaba la vajilla al río. Si el embarazo concluía de forma positiva el desconocido se convertía en padrino del recién nacido.

 

A Ponte Maceira

Ames y Negreira

Situado en pleno Camino de Fisterra, el viaducto de A Ponte Maceira está vinculado con una leyenda relacionada con el Apóstol Santiago. El relato explica que un grupo de discípulos que habían escapado del cautiverio romano cruzaron el río Tambre por un viaducto, el Puente de As Pías, que se vino abajo cuando los legionarios que trataban de darles caza estaban atravesándolo. Aunque son varias las localizaciones en las que ha sido situado este episodio, la vinculación de A Ponte Maceira con el fenómeno jacobeo ha propiciado que en este lugar haya cuajado con especial intensidad esa supuesta relación con el antiguo Puente de As Pías.

 

Puente del Río Furelos

Antas de Ulla

Cuentan que en una de las piedras de este puente situado sobre el río que le da nombre es posible ver el contorno de una mano. Es, según la leyenda, la huella que dejó el mouro (personaje de la mitología gallega) que construyó el puente por encargo de los vecinos. Dicho mouro había finalizado la obra dejando una piedra mal colocada para que la estructura temblase con el objetivo de obligar a los lugareños a pagarle de nuevo por la reparación. Al ver que la estratagema había surtido efecto la repitió con éxito varias veces. Pero cuando los vecinos se percataron de lo que ocurría decidieron escarmentarlo calentando con fuego la piedra mal colocada de tal manera que cuando el mouro se dispuso a moverla se quemó la mano, que quedó allí grabada.

 

El Puente de As Partidas

Ponteareas

Dos relatos legendarios ya mencionados convergen en este puente medieval levantado sobre el río Tea. Uno de ellos nos dice que fue construido por los mouros y el otro nos remite al rito de fertilidad según el cual la mujer que quería llevar a buen término su embarazo tenía que pedir a un desconocido que vertiese agua del río sobre su vientre. Al igual que en otros lugares, la leyenda aquí también incluye una pequeña fiesta, el vertido al río de los restos de las celebración y el apadrinamiento del niño por parte del desconocido. Además, el origen del nombre del puente también se mueve en ese terreno a medio camino entre la historia y la leyenda. Hay quien sostiene que es conocido como puente de As Partidas porque era el lugar habitual de reunión de un grupo de ladrones para repartir su botín, pero otros defienden que debe esa denominación al hecho de servir de lugar de encuentro de un grupo de caballeros antes de partir hacia la lucha. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *