Muralla de Lugo: la única muralla romana del mundo que conserva todo su perímetro

Cuando hablamos de Lugo pensamos inmediatamente en su muralla romana, pero… ¿lo sabes todo de ella?

Fue Paulo Fabio Máximo el que, en el año XIII a.C., fundó la ciudad de Lugo, antiguamente llamada “Lucus Augusti” (en honor al emperador César Augusto). Se hace necesario entonces levantar un muro para defender la ciudad de los ataques enemigos construyendo también, a lo largo de su recorrido, casi un centenar de torres (hoy en día son casi setenta las que se conservan). Sin embargo, no es hasta el siglo III d.C. que se termina con la construcción del que hoy en día es uno de los monumentos más importantes del mundo. Aunque en sus inicios eran cinco las puertas abiertas en la muralla, con los años se fueron abriendo más (hasta llegar a diez), al tiempo que se construyeron casas en los huecos de las torres. Las puertas de madera que había en cada entrada permanecieron en su sitio durante siglos, y desaparecieron de manera definitiva en el año 1877, dejando acceso libre al interior de los muros.

En sus orígenes, la muralla contaba también con un foso de alrededor de 20 metros de ancho y con un intervallum, que era una especie de paseo interior entre la propia muralla y las edificaciones que se habían levantado por dentro. Estos dos elementos suponían un complemento a la hora de defender la ciudad. Pero además de ser un elemento de defensa, la muralla también delimitaba el fuero y, por lo tanto, los impuestos a cobrar.

Dentro, el asentamiento urbano de más antigüedad de nuestra comunidad y principal eje de los tres conventos jurídicos que conformaban Gallaecia en la época del Imperio Romano. En el siglo VIII sufrió la ocupación musulmana, siendo reconquistada de nuevo por Alfonso I años después. Su gran desarrollo tuvo lugar, sin embargo, en el siglo XII, al convertirse en lugar de paso de los peregrinos del Camino de Santiago, manteniendo su grandeza hasta el año 1528, en el que el rey Carlos I decide nombrar a la ciudad capital del Reino de Galicia. Curiosamente, es a partir de aquí que inicia un declive que durará hasta el siglo XVIII, cuando empieza a crecer de nuevo y a dotarse de mejoras económicas, culturales e institucionales que con el tiempo hicieron que se modernizase y alcanzase de nuevo su histórica importancia como centro urbano.

Actualmente, la muralla se conserva de manera extraordinaria siendo, además, la única muralla romana del mundo que permanece entera. Es por ello que resulta bastante común encontrar a gente caminando por encima en un paseo de algo más de dos kilómetros en el que, además de gozar de unas vistas excepcionales, uno termina por dejar a un lado el tiempo para sentir que forma parte de la Roma Imperial.

Lo que hace especial a esta muralla es, por tanto, el hecho de resistir hoy en día intacta. Quizá por ello fue declarada Monumento Nacional en 1921 y, en el año 2000, recibía el nombramiento de Patrimonio de la Humanidad. Además, en el año 2007 se hermanó con la Gran Muralla China de Qinhuangdao.

Estamos, en definitiva, ante un lugar cuya gran riqueza cultural e histórica hace que la visita merezca la pena de principio a fin.

2 comentarios

  1. no he nacido en Galicia pero me llevaban mis padres desde cuando tenia cuatro anos y cada ano voy en verano.Hoy dia tengo ochenta anos y sigo llendo cada julio y agosto generalmente en la provincia de A Coruña ( A Coruña,Sada,Malpica de Bergantiños,Perbes,)y desde estos lugares excursiones por toda Galicia .La conozco bastante bien y entiendo a los gallegos y moito de su lengua pero no me canso de saber mais e mais GRACIAS

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *