Monte Aloia


Castro do Monte Aloia
Castro do Monte Aloia

La paz de la naturaleza

El Aloia sabe que es atractivo en una tierra tocada por la bondad en lo climatológico y exuberante en lo natural. Un monte verde que tiene además sólidas raíces en el subsuelo de granito. Ha conocido a lo largo de su historia usos defensivos, religiosos, forestales y recreativos. Fue el primer Parque Natural de Galicia, y aquí permanece en complicidad con el río que a sus pies comienza a despedirse antes de entregarse al mar.

La sierra de O Galiñeiro, que se eleva como pequeño cordal montañoso en primera línea de costa, parte de cotas por debajo de los cien metros de altitud y asciende hasta los 629 metros en el alto de San Xián. La colina domina el paisaje, calificado como atalaya sobre el Miño. Todos los riachuelos que nacen del Aloia buscan el valle del Miño en un corto trayecto de brava revelación de su pasado molinero.

La localización del Parque, en una de las zonas más densamente pobladas de Galicia y al norte de Portugal, lo dota de grandes posibilidades orientadas a la educación ambiental. Así, la casa que el ingeniero de montes tudense Rafael Areses levantó en el año 1921 se emplea en la actualidad  como Centro de Visitantes.

En los días claros el Aloia no defrauda con las vistas panorámicas. Es un lugar muy ligado a la práctica de actividades de ocio al aire libre entre las que destaca el senderismo, integrado en la red de rutas por todo O Baixo Miño y que hasta aquí se estira desde la ciudad de Vigo. 

Naturaleza Singular

Abundante vegetación. Manchas del bosque autóctono, principalmente con especies caducifolias. Repoblaciones con pinos y masas de árboles exóticos que rondan ya los cien años. Se acompaña de la fauna propia del monte. En este sentido, el Aloia representa un refugio entre toda la presión circundante para especies comunes como el conejo, aves rapaces y anfibios.

Sin Pérdida

En el Centro de Visitantes “Casa do Enxeñeiro Areses” encontraremos una exposición permanente y amplia información sobre el Parque. De aquí parten las seis rutas para conocer el monte. Los itinerarios enlazan cinco miradores, otras tantas áreas recreativas y siete molinos de agua visitables (Ruta de los molinos del Tripes y Ruta de los molinos de Paredes). En total, más de diez kilómetros de recorridos. Entre ellos se incluye una senda botánica que muestra con paneles explicativos la diversidad vegetal y enseña a identificar las especies a través de juegos.

El lugar más visitado y centro de las tradiciones populares es la ermita del alto de San Xián. El santuario de origen románico y la escalinata hasta la Fuente del Santo reconstruidas en el siglo XVIII responderían a una antigua cristianización del culto a las piedras y otros elementos de la naturaleza. Los rituales hablan de la lastra de la cama en la cual parece ser que dormía el santo y donde no crece la hierba, o la piedra del agua y la piedra del sol para realizar peticiones meteorológicas.

La más vieja ruta a pie es la del castro del Alto dos Cubos, una citania de la cual se conserva el muro de 1.250 metros de longitud que por estar hecho de grandes piedras sin argamasa recibe el curioso nombre de muralla ciclópea.


View Larger Map

Situación

Íntegramente en el ayuntamiento de Tui (Pontevedra).

Superficie
746,29 ha.

Acceso
Desvío próximo a Tui, en la carretera comarcal PO-340 Gondomar-Tui.

Servicios
Alojamiento: No, en Tui.
Comer: Sí.

Equipamientos
Centro de Interpretación de la Naturaleza ”Casa Forestal Enxeñeiro Areses” (Tel. 986 685 095). Paneles informativos.

Otros espacios naturales relacionados / próximos:
LIC “Baixo Miño” “Serra da Groba”

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *