Misterios de luna llena en el Bidueiral de Montederramo

Ya sea por su entorno o por sus leyendas, Galicia es un lugar mágico donde han nacido multitud de mitos e historias. Uno de los mitos más representativos de la cultura popular gallega es El Hombre del Saco, un personaje legendario que tiene su origen -según algunos historiadores-  en el caso del ‘lobishome’ gallego, uno de los asesinos en serie y psicópata de la historia negra de la España del siglo XIX.

 

Gran parte de la historia de este personaje se ubica en las inmediaciones del Bidueiral de Gabín-Montederramo en la Serra de San Mamede (Ourense). Una zona boscosa de destacable importancia ecológica que se encuentra en la transición entre la Ribeira Sacra y el Macizo de Quiexa-Manzaneda, integrada en la Red Natura 2000. Y es aquí, entre los abedules y demás especies autóctonas que lo conforman, donde se desenvuelve la historia del primer caso de licantropía clínica que se registra en España.

 

Manuel Blanco Romasanta, nació en 1809 en la aldea de Regueiro (Ourense) y llevaba una vida corriente como sastre hasta el fallecimiento de su mujer. A partir de este momento, comenzó a dedicarse a la venta ambulante, moviéndose por diversos puntos del territorio gallego. Durante estos viajes entre bosques y remotas sendas, fue acusado de asesinar al alguacil Vicente Fernández, un crimen por el que fue condenado a diez años de prisión. Sin embargo, nunca llegó a cumplir la pena porque se escondió durante meses en las montañas gallegas.

 

A lo largo de esta etapa, fue el responsable de la desaparición de varios viajeros a los que prestaba ‘ayuda’ en su paso por los senderos del bidueiral. Engatusaba a sus víctimas, generalmente mujeres y niños, ofreciéndoles un futuro mejor en ciudades como Santander o Ourense. Cuando conseguía convencerlas, se ofrecía como guía en un viaje que jamás concluía en el destino prometido, pues en el camino las asesinaba en los puntos más remotos del bosque. Pero cometió algunos errores que comenzaron a levantar sospechas entre los aldeanos: enviaba cartas de su puño y letra a los familiares de sus víctimas, vendía sus ropas en ferias e incluso circularon rumores de que ofrecía una especie de ungüento a partir de grasa humana.

 

Romasanta, conocido también como ‘sacamantecas’, fue finalmente detenido (después de darse a la fuga en más de una ocasión) en Toledo, dónde justificó sus asesinatos por una supuesta maldición que le hacía convertirse en hombre lobo cada noche de luna llena. Fue probablemente el miedo y el terror que sembró en Galicia durante estos años, lo que llevó a considerar que Romasanta es la figura que representa al temido Hombre del Saco gallego.

 

En la actualidad podemos pasear entre los árboles que mantienen todavía vivo el recuerdo del hombre lobo, gracias a la Ruta do Bidueiral. Un recorrido de casi diez kilómetros por fragas que acogen importantes muestras de especies autóctonas (abedules, avellanos, pinos silvestres, robles,…) y una variada fauna en la que destacan corzos, ciervos, jabalís, liebres, azores, perdices o águilas. De inicio a fin, la ruta permite admirar las diferentes tonalidades de los árboles que, dependiendo de la estación en la que nos encontremos, ofrecen una visión distinta del lugar.

Tras cruzar el bidueiral y completar el trayecto homologado que atraviesa la zona de Campo do Casar, podemos hacer el último esfuerzo y subir a la cima de San Mamede -a 1.618 metros de altitud- desde donde podemos avistar una panorámica inigualable. Allí se encuentra la ermita de San Mamede que, según cuenta la leyenda, se construyó gracias a la ayuda de dos corzos que tiraban del carro que cargaba los materiales de construcción. Sin embargo, uno de los animales fue devorado por un lobo, cazado poco después y castigado a cargar las piedras que componen la actual capilla.

 

Sea como fuere, es más que evidente que el Bidueiral de Montederramo es un lugar repleto de historias populares que se suman -todavía más si cabe- al halo de magia del entorno.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *