Las maravillas de Galicia te aguardan también en las profundidades del mar

Galicia es un lugar que merece la pena recorrer a fondo, desde sus más altos montes hasta lo más profundo de sus rías. Descubrir las maravillas que esconden las aguas gallegas es una experiencia que muchos amantes de los océanos recuerdan toda la vida. No es para menos: el submarinismo nos permite acercarnos a sorprendentes especies y paisajes que, pese a ser desconocidos para la mayoría, pueden convertir nuestra estancia en una experiencia única. A continuación te recomendamos algunos de los mejores destinos para sumergirte.

 

Illas Cíes

El Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia constituye uno de los mejores lugares para conocer los fondos marinos de Galicia. Las aguas cristalinas de las Illas Cíes (situadas en el municipio de Vigo) nos invitan a darnos un baño cada verano y albergan en su entorno inigualable una increíble reserva de especies marinas. El archipiélago es ideal para la práctica de inmersiones, ya que su riqueza ecológica permite incluso a los más novatos disfrutar de un paraíso marino a tan solo 50 metros de la costa. Aún así, los buceadores profesionales también podrán adentrarse en las maravillas que nos ofrecen estas aguas, ya que existen rutas para todos los niveles. 

 

Illa de Ons

Formando también parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas de Galicia, la Illa de Ons (perteneciente al municipio de Bueu) es un estupendo destino para realizar prácticas de inmersión. La vida marina que se puede apreciar es similar a la de Cíes y destaca también por su gran valor ecológico y por los beneficios que para la conservación supone encontrarse dentro de un área protegida. Sumergiéndote en las aguas de esta isla situada en la entrada de la ría de Pontevedra podrás acercarte a un incalculable número de especies. Además, al tener una menor afluencia de gente que Cíes, los trámites burocráticos para los permisos se llevan a cabo con mucha más agilidad.

 

Illa de Rúa

Mucho menos conocida y más pequeña que las islas más famosas de la ría de Arousa, la Ila de Rúa es un lugar que bien merece una visita por parte de los aficionados al turismo subacuático. Se trata de un pequeño islote rocoso de 4 hectáreas de superficie y que surge de unos fondos de arena gruesa. Allí se podrán sumergir los buceadores con las certificaciones más básicas debido a su poca profundidad, aunque se debe tener en cuenta la visibilidad reducida que puede existir en el entorno. Además, se permite realizar dos inmersiones muy diferentes, una en la parte noroeste de la isla y otra en la parte sur. En ambas podremos encontrar flora y fauna marina muy diversa, como zanahorias de mar, pulpos, nécoras, salpas o maragotas, entre muchas otras.

 

Pecio “Achondo”

Si eres buceador avanzado y te gusta la historia, no puedes olvidar sumergirte para observar en los restos del Achondo, un pesquero de origen vasco hundido en 1986 que da refugio a peces de diversas especies. Situado a una profundidad máxima de 38 metros, este pecio se encuentra entre las islas Estelas y Cíes en un fondo de arena y roca, siendo el más imponente de la Ría de Vigo. Lo que más sorprende son sus casi 40 metros de eslora y su popa de madera que, al requerir de una inmersión profunda, podrá ser contemplada por los submarinistas más profesionales. Su excelente estado de conservación y su situación geográfica hacen de esta inmersión una de las más espectaculares de las Rías Baixas.

 

Pecio “Aries” 

Otro pecio que no puedes olvidar si quieres sumergirte en Galicia es el Aries, un antiguo carguero que realizaba una línea regular entre algunos puertos de Galicia y Marruecos y servía también como transporte de diferentes cargas. Cuenta con un gran número de visitas, pues es el más accesible de la Ría de Arousa: permite disfrutar de una inmersión a poca profundidad (entre 14 y 21 metros). El pecio, que se encuentra hoy en buenas condiciones, cuenta con un maravilloso entorno repleto de fauna y flora marina, como inmensos campos de zanahorias de mar, nécoras, centollas, maragotas o fanecas.

 

Mercante “Galdstar”

Situado en el fondo de la Ría de Viveiro, este mercante yace en un fondo arenoso a 45 metros de profundidad. La zona destinada al buceo comprende entre 40 y 50 metros a través de las dos partes en las que está dividido, donde se puede contemplar toda la vida que hay a su alrededor. Los submarinistas que se adentren en estas aguas podrán observar una gran diversidad de fauna en el entorno, además de que la propia estructura está repleta de espirógrafos, gorgonias y esponjas que crean un espectáculo visual lleno de colores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *