Juego de tronos en la Mariña Lucense

Galicia es una fuente inagotable de leyendas, mitos y tradiciones. La Santa Compaña, las meigas o la Reina Lupa forman parte integrante del imaginario gallego. Uno de los personajes más mitificados de nuestra historia es el Mariscal Pedro Pardo de Cela. La mezcla de historia y leyenda que envuelve su ascenso y caída en desgracia podría servir de inspiración a los guionistas de series como Juego de Tronos, cambiando el escenario de “Desembarco del Rey” a la Mariña Lucense, ya que en este enclave se encuentran dos ubicaciones clave en esta historia: La Fortaleza da Frouxeira y el Castelo de Castrodouro.

 

Pedro Pardo de Cela (cuyo nacimiento se data en torno a 1425) fue uno de los más influyentes señores feudales del obispado de Mondoñedo. Su matrimonio con Isabel de Castro, sobrina del poderoso obispo de Mondoñedo, afianzó su poder. Como dote, Isabel aportó la propiedad de la inexpugnable Fortaleza da Frouxeira, ubicada en el municipio de Foz, aunque el matrimonio fijara su residencia en Viveiro.

 

La muerte del obispo, pocos años después del enlace, da inicio a una serie de enfrentamientos entre Pardo de Cela y el nuevo obispo acerca de la titularidad de la dote otorgada por Isabel de Castro. Al enfrentamiento con el obispado se suma el desencuentro con los Reyes Católicos, provocado por el apoyo del Mariscal a Juana La Beltraneja según unas fuentes, o por influencia del obispado, según otras. Esto provoca la expulsión de Pardo de Cela de Viveiro, ante lo que el matrimonio busca refugio en la Fortaleza de A Frouxeira.

 

Atrincherado en la fortaleza, y firme en su negativa a devolver los bienes recibidos en dote, el Mariscal es juzgado en rebeldía y condenado a muerte. Para asegurar el cumplimiento de la sentencia, los Reyes Católicos envían al mercenario francés Luis Mudarra, acompañado de 300 jinetes. Tras una larga resistencia, Pardo de Cela aprovecha un descanso en el asedio para trasladarse al cercano Castillo de Castrodouro donde finalmente, traicionado por sus sirvientes, es arrestado, fijándose fecha para su ejecución en la Plaza de Mondoñedo, frente a la Catedral.

 

Ante el inevitable desenlace, Isabel de Castro acude a Castilla a negociar el indulto de su marido, y con él en su poder, emprende el camino de vuelta, con la esperanza de llegar a tiempo de detener la ejecución. Cuenta la leyenda que tras 10 días de viaje y llegando a Mondoñedo el mismo día de la ejecución, 3 enviados del Obispo entretuvieron a Isabel de Castro en el puente de entrada a la ciudad, impidiendo que el indulto llegase a su destino. Desde entonces, el puente recibe el nombre de Ponte do Pasatempo (Puente del Pasatiempo).

 

Pardo de Cela sería decapitado, y dice la leyenda que mientras su cabeza caía rodando por los escalones del cadalso, sus labios repetían las palabras “credo, credo, credo”. Algunas versiones interpretan que las palabras fueron “clero, clero, clero”, mientras que otras sostienen que los sonidos correspondían al ruido provocado por el impacto de su cabeza contra los escalones al caer.

 

Una historia sin duda fascinante y rodeada de leyenda, que podrás revivir visitando los lugares clave donde se desarrolla. La villa de Mondoñedo, donde podrás conocer su Catedral, pasear por el Barrio dos Muíños, donde se concentran talleres de artesanía y venta de productos artesanos, o el famoso Ponte do Pasatempo, donde Isabel de Castro fue retenida con el fin de no llegar a tiempo con el indulto de su marido.

 

En cuanto a la Fortaleza da Frouxeira, se encuentra en la parroquia de Santa Cilla do Valadouro, en el municipio de Foz, provincia de Lugo. A 427 metros sobre el nivel del mar, lamentablemente solo quedan algunas ruinas de lo que fue este inexpugnable castillo. El Castillo de Castrodouro conserva algunas estructuras exteriores de la torre del homenaje. Se encuentra en el municipio de Alfoz y tras ser abandonado en el siglo XVII, en la actualidad es sede de algunas dependencias municipales como un punto de información turística, una sala de exposiciones, y un museo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *