Ferrol presume del legado de la Ilustración

Hablar de la historia de Ferrol es hablar de la Ilustración, esa época que se desarrolló durante el siglo XVIII y comienzos del XIX y que marcó el despegue de la ciudad legándonos el importante patrimonio urbanístico que ha llegado hasta nuestros días. Su estratégica situación en el interior de la ría a la que da nombre y el impulso gubernamental que recibió al ser convertida en una de las bases marítimas más importantes de España propiciaron un desarrollo urbanístico único en Galicia, hasta el punto de convertirse en la primera ciudad en incorporar las tendencias urbanísticas más modernas de la época. En la actualidad, Ferrol reivindica con orgullo la herencia de aquellos tiempos erigiéndola en una de sus principales señas de identidad y empleándola como uno de sus grandes atractivos turísticos. A continuación te presentamos algunos de los lugares que no debes dejar de visitar si quieres adentrarte en el Ferrol de la Ilustración.

 

Barrio de la Magdalena

Este barrio, cuyo plano de construcción fue aprobado en 1761 por Carlos III, es el punto de partida del Ferrol actual. Su diseño racionalista emplazado entre la parte medieval de la ciudad y el barrio obrero de Esteiro y desarrollado en paralelo a los nuevos astilleros estuvo marcado por su trazado geométrico y la introducción, ya a comienzos del siglo XIX, de soluciones constructivas y decorativas que después se extenderían a otros lugares de Galicia. Así sucede con las galerías acristaladas de las fachadas de las viviendas que aún se pueden contemplar hoy en día en las calles Magdalena y Real.

 

Castillo de San Felipe

Aunque los orígenes de esta fortaleza costera se remontan a los tiempos de Felipe II como parte de un entramado defensivo integrado también por las construcciones de La Palma y San Martín (en Mugardos), el aspecto actual del Castillo de San Felipe se debe principalmente a los trabajos acometidos en el siglo XVIII. Su posición le permitía controlar el acceso al interior de la ría.

 

Pazo de Capitanía

La que fuera residencia oficial del capitán general de la zona del Cantábrico ocupa un lugar destacado del barrio de la Magdalena y sirve en la actualidad como escenario para actos culturales y representativos de la Armada. Al edificio original del siglo XVIII se añadieron construcciones en los dos siglos posteriores, pero además de por su arquitectura sobria, el lugar destaca por sus jardines y las vistas que ofrece de la ría.

 

Arsenal Militar

Declarado Bien de Interés Cultural, el Arsenal Militar de Ferrol combina en su diseño la funcionalidad propia de su naturaleza con la monumentalidad propia de su carácter representativo, que alcanza su máxima expresión en la Puerta del Dique. En su interior se encuentra el que fue en su día el astillero más moderno de Europa, además de edificios de importancia histórica y arquitectónica como la Sala de Armas, también conocido como cuartel de instrucción y en el que destaca su gran escalinata.

 

Museos Navales

Dos museos recogen la estrecha relación que Ferrol ha mantenido durante buena parte de su historia con el mundo del mar. El Museo Naval, ubicado en la antigua prisión de San Campio y perteneciente al Ministerio de Defensa, muestra una de las colecciones de anclas más importantes del mundo, además de gran variedad de instrumentos náuticos y restos de diversas embarcaciones. En las antiguas herrerías de la Armada se encuentra el Museo de la Construcción Naval, una instalación gestionada por la Fundación Exponav. Su colección es una de las más importantes de Europa, pero la arquitectura de la nave industrial del siglo XVIII ya merece una visita por sí sola. 

 

Cuartel de Dolores

Construida en 1771, la actual sede del Tercio Norte de Infantería es el cuartel más antiguo de España y goza también de la consideración de Bien de Interés Cultural. Su fachada principal y el patio de armas porticado en sus dos primeras plantas son sus elementos más destacados. Además, en su parte posterior se encuentran los restos de una de las tres puertas al mar de la antigua muralla de la ciudad.

 

Muelle de Curuxeiras y Baluarte de San Xoán

Convertido en la actualidad en un espacio para el turismo náutico, el Muelle de Curuxeiras fue el lugar tradicional de desembarco para los peregrinos que llegaban a Galicia en el medievo con intención de dirigirse a Santiago de Compostela por el Camino Inglés. En sus inmediaciones se alza el Baluarte de San Xoán, que formaba parte de las murallas de la ciudad y que en la actualidad sirve de mirador.

 

Alameda de Suances

Esta zona verde que sirve de nexo de unión entre la parte baja del Barrio de la Magdalena y el Arsenal Militar fue construida a comienzos del siglo XIX convirtiéndose en la primera de las grandes alamedas urbanas de Galicia. Un paseo por su interior permite contemplar numerosas especies vegetales procedentes de todo el mundo, como el cedro del Himalaya.

 

Más información sobre rutas y visitas a los museos y las instalaciones oficiales en https://visitferrol.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *