De visita en Vigo: cinco lugares imprescindibles

Pese a ser Compostela la ciudad más turística de Galicia, la urbe de mayor tamaño, Vigo, no pasa desapercibida entre los visitantes. Ubicada en el sur de las Rías Baixas, tiene casi 300.000 habitantes y más de 100 km2 de extensión. Las calles y plazas de esta ciudad marinera acogen infinitos planes: gastronomía, playas, cultura, ​shopping​… Todo ello con el inmejorable marco natural de la ría de Vigo con las Cíes al fondo. En esta guía te proponemos cinco lugares que no debes dejar de visitar si te acercas a la ciudad olívica.

 

Monte de O Castro

La singularidad del monte de O Castro es que se ubica en el centro. No es el típico parque urbano, sino todo un monte en pleno corazón de la ciudad. Es el punto de origen de Vigo, en el que se comenzaron a asentar los primeros pobladores. El ascenso hasta la cima puede resultar algo dificultoso, pero sin duda merece la pena por las vistas. Desde allí, ante nosotros, una de las mejores panorámicas de la ciudad:la Casa Consistorial, el puerto y las Illas Cíes al fondo nos regalarán uno de los atardeceres más bonitos de la urbe.

 

Porta do Sol y calle Príncipe

La Porta do Sol es el punto de unión entre el casco histórico y su ensanche. Es uno de los lugares con más bullicio y trasiego. En ella encontraremos uno de los emblemas olívicos, El Sireno, una escultura modernista creada por Francisco Leiro. Cercana a ella se encuentra el Dinoseto, un seto en forma de dinosaurio junto al que todo visitante que se precie debe sacar un selfi. En la actualidad, la Porta do Sol está peatonalizada por lo que es ideal para pasear relajadamente mirando hacia lo alto de los edificios colindantes. Si seguimos recto atravesaremos Príncipe, la calle de compras por excelencia. Allí encontrarás todo tipo de tiendas, desde las grandes marcas hasta pequeños comercios más tradicionales. Recórrela entera y, a medio camino, siéntate en un banco a degustar uno de sus afamados gofres, cuyo olor impregna toda la calle.

 

Barrio de O Calvario

Al dejar Príncipe llegaremos hasta la calle de Urzáiz, cuyo final nos llevará al centro de O Calvario. Este barrio concentra buena parte del comercio tradicional de la ciudad, con especial relevancia del mercado de abastos, uno de los preferidos por los vigueses y viguesas para comprar productos frescos de calidad. El corazón del barrio está totalmente peatonalizado, por lo que es ideal para pasear tranquilamente o parar a tomar un café en alguna de sus numerosas cafeterías junto a los vecinos.

 

Playa de Samil y Museo Verbum

A seis kilómetros del centro de la ciudad se ubica la playa más conocida de la zona: Samil. Este gran arenal de más de un kilómetro de longitud y quince metros de ancho está equipada con piscinas, aparcamiento gratuito, canchas de baloncesto, restaurantes y cafeterías…, además de estar muy bien conectado por transporte público urbano. Es ideal para ir con niños y allí siempre hay ambiente, incluso en invierno. Junto a ella se encuentra el Museo Verbum o Casa das Palabras, un museo interactivo que permite conocer más sobre las palabras, idiomas, signos, sonidos… a través de juegos. Es un plan cultural diferente y atractivo antes de una jornada de playa.

 

Illas Cíes

Toda visita a Vigo tiene a las Illas Cíes como parada obligatoria. El archipiélago forma parte —junto con las islas de Ons, Cortegada y Sálvara— del Parque Nacional das Illas Atlánticas. Para acercarnos hasta las Cíes es necesario adquirir un billete en una de las navieras autorizadas y solicitar un ​permiso a la Xunta de Galicia. Una vez allí podremos tumbarnos al sol en el que es considerado uno de los mejores arenales del mundo, el de Rodas, o recorrer algunas de las numerosas rutas de senderismo, como la que lleva hasta el punto más alto, el Faro de Cíes. Para los más aventureros, existen planes para practicar vela o ​snorkel​. En caso de querer pasar un par de noches en este paraje único, se puede ya que las islas cuentan con un ​camping​.

 

En definitiva, la ciudad más grande de Galicia, Vigo, esconde más rincones de los que aparentemente pueda parecer. Si estás de visita en Galicia no dudes en acercarte hasta la urbe olívica, que está bien conectada con el resto del territorio tanto en coche, a través de la AP-9, como en transporte público (tren y autobús).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *