De paso por Padrón en la Ruta Rosaliana

‘Miña casiña, meu lar,

¡cántas onciñas

de ouro me vals!

Vin de Santiago a Padrón

cun chover que era arroiar,

descalciña de pe e perna,

sin comer nin almorzar.

(…)’

Aunque Rosalía de Castro (1837-1885) nació en Santiago de Compostela, uno de los lugares que marcó su vida fue Padrón. Un municipio coruñés al sur de la capital gallega y en el límite con la provincia de Pontevedra. Entre otras cosas, fue cuna de otros escritores como el trovador Macías O Namorado o Camilo José Cela.

La escritora residió en diferentes villas y ciudades de Galicia y del resto de España como Lestrove, A Coruña, Madrid y Ortoño pero mantuvo Padrón como residencia alternativa en varios momentos de su vida. En su biografía consta que se crió con su madre (Teresa de Castro y Abadía) y la criada de esta (María Martínez) en Padrón; después se trasladó con ella a Compostela, donde se formó y vivió su juventud; y posteriormente se trasladó a Madrid, lugar donde publicó su primer libro de poemas La Flor y dónde conoció y desposó a Manuel Murguía.

Hoy en día, se puede conocer en profundidad la historia de una de las escritoras más importantes de la literatura gallega mientras visitamos esta encantadora villa a tan sólo 20 kilómetros de Santiago de Compostela. Empezando por la Casa Museo Rosalía de Castro (http://rosalia.gal/a-casa-museo/), un espacio dedicado a la vida y obra rosaliana que, además de ser hoy el punto culminante de la Ruta Rosaliana (http://padron.gal/ruta-rosaliana/index.html ), fue donde la autora pasó sus últimos años de vida. El museo, antes conocido como Casa da Matanza y que se encuentra a tan sólo 1 kilómetro de Padrón, fue inaugurado finalmente en 1971 bajo la titularidad de la Fundación Rosalía de Castro. Desde entonces, se fueron sumando más instalaciones como ‘a Horta da paz’ o un auditorio anexo con capacidad para 150 personas que se pueden visitar prácticamente todos los días del año.

Cerca, a una distancia que bien se puede recorrer a pie, se encuentra la iglesia de Santa María a Maior de Iria Flavia. Antigua Sede Episcopal y considerada una de las más antiguas de Galicia, está fuertemente vinculada a la figura de Santiago Apóstol. También es la iglesia que se encuentra junto al cementerio de Andina, al que dedicó uno de sus poemas. En este lugar estuvo enterrada Rosalía de Castro entre 1885 y 1891, antes de ser trasladada al Panteón de Galegos Ilustres en Santiago de Compostela

“O cemiterio de Andina, n’hai duda que é encantador, cos seus olivos oscuros de vella recordación…!”

Después de pasar por los espacios más representativos de la vida de Rosalía de Castro en Padrón, y a escasos metros de la casa donde vivió con su madre -de la que solamente se conserva una placa-, no podemos marcharnos sin rendir el merecido homenaje a la escritora frente a la escultura en su honor que se encuentra en el Paseo do Espolón. Una escultura de piedra que pone fin a un día dedicado a la abanderada de la morriña.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *