Tras las huellas de las pioneras de la ciencia en Galicia 

Fomentar el acceso pleno y la participación equitativa de las mujeres en el ámbito científico son dos de los objetivos por los que desde hace 5 años se celebra cada 11 de febrero el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. La jornada sirve, además, para dar a conocer y poner en valor el trabajo de las pioneras. En Galicia hay un buen número de ejemplos de mujeres que fueron capaces de superar las barreras de los tiempos en los que les tocó vivir para formarse y destacar en disciplinas tan diversas como la medicina, la oceanografía, la astronomía o las matemáticas. A continuación te invitamos a realizar un recorrido por Galicia en busca de las historia y de los lugares en los que son recordadas y homenajeadas algunas de estas pioneras. 

 

Jimena y Elisa Fernández de la Vega

Médicas y profesoras

Las hermanas Elisa y Jimena Fernández de la Vega fueron las primeras mujeres en licenciarse en Medicina en la Universidad de Santiago de Compostela (en el año 1919) y ambas obtuvieron la Gran Cruz de Alfonso XII por sus expedientes académicos. Tras completar el doctorado en Madrid, sus trayectorias se separaron pero ambas compaginaron la docencia con la investigación. Una neumonía acabó con la vida de Elisa con solo 38 años. Su recuerdo siempre ha estado muy presente en la USC, que les dio su nombre a la residencia de estudiantes ubicada en el Monte do Gozo que estuvo en funcionamiento desde mediados de los años 90 del siglo pasado hasta el 2004. El cierre de dicha residencia no provocó que el recuerdo de Jimena y Elisa se perdiese, sino que la universidad compostelana optó entonces por darles su nombre a la sede de su Vicerrectorado de Estudiantes, ubicada en pleno casco viejo de la ciudad, en un inmueble de la rúa Casas Reais conocido popularmente como Casa Simeón. El edificio fue inaugurado en el año 2006 y está pendiente en la actualidad de un nuevo cambio de uso.

 

Isabel Zendal Gómez

Enfermera

Esta enfermera nacida en una aldea de Ordes en el año 1771 forma parte ya de la historia de la medicina y de la lucha contra las pandemias por el papel que jugó para hacer llegar la vacuna de la viruela a América y Filipinas. La crucial participación de Isabel Zendal en la expedición que el médico Francisco Javier Balmís emprendió en 1803 desde A Coruña cuidando a los niños a los que se la había inoculado la vacuna para poder transportarla a aquellas tierras propició que la Organización Mundial de la Salud la haya considerado como la primera enfermera de la historia en misión humanitaria internacional. Una placa colocada en su aldea natal de Parada (Ordes) nos recuerda la importancia de Isabel Zendal. En A Coruña, una calle lleva su nombre y cuenta también con una estatua erigida en su memoria y situada en las inmediaciones del lugar donde se encontraba el hospital en el que trabajó antes de participar en aquella expedición que permitió salvar miles de vidas.

 

Ángela Ruiz Robles

Maestra e inventora

Maestra de profesión, Ángela Ruiz Robles (1895-1975) desarrolló una importante labor docente que le valió diversos reconocimientos. Pero si por algo ha pasado a la historia es por su faceta de inventora, desarrollada en una época en el que ese era un campo vetado a las mujeres. Entre los ingenios que ideó se encuentra un proyecto de una máquina taquimecanográfica y, sobretodo, su enciclopedia mecánica. Décadas antes de que el libro electrónico se hiciera realidad, Ángela Ruiz diseñó una máquina capaz de almacenar, ordenar y hacer accesible al usuario los conocimientos más variados. Su invento, pensado para facilitar el aprendizaje escolar, fue patentado en el año 1949, pero tuvo que esperar al año 1962 para poder construir un prototipo en el Parque de Artillería de Ferrol. Aquella primera enciclopedia mecánica formó parte de la exposición del Museo Pedagógico de Galicia (Santiago de Compostela) y en la actualidad se expone en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de A Coruña. Una placa recuerda también a Ángela Ruiz en el CEIP Recimil, de Ferrol, el último centro escolar donde impartió clases.

 

Antonia Ferrín Moreiras

Astrónoma y matemática

Una de las aulas de la Facultad de Matemáticas de la Universidad de Santiago lleva desde el año 2008 el nombre de Antonia Ferrín Moreiras en reconocimiento a quien fue la primera doctora en Matemáticas por la USC, además de impulsora y primera profesora de dicha facultad compostelana. Pero, las matemáticas no fueron la única pasión intelectual ni el único campo en el que fue pionera esta mujer nacida en Ourense en 1914. Previamente a sus estudios de Matemáticas, Antonia Ferrín se había licenciado ya en Química y se había introducido en el mundo de la astronomía convirtiéndose en la principal colaboradora de Ramón María Aller, el fundador del Observatorio Astronómico de la USC. Su interés por ese campo la llevó también a conseguir otro de los hitos de su trayectoria: ser la primera mujer en defender una tesis doctoral sobre astronomía en España.

 

María Josefa Wonenburguer

Matemática

Su periplo académico en Estados Unidos y Canadá (primero como estudiante de la Universidad de Yales y después como profesora en las de Toronto, Búfalo e Indiana) y el consiguiente alejamiento de su tierra natal propiciaron que el trabajo de María Josefa Wonenburguer (nacida en Oleiros en 1927 y fallecida en A Coruña en el 2014) pasase desapercibido durante muchos años. Pero en la actualidad la figura de esta matemática y la importancia que jugó como inspiradora de destacadas teorías en el ámbito del álgebra han comenzado a recibir la atención que merecen. María Josefa Wonenburguer da nombre a un importante premio autonómico de investigación, así como a un parque en su localidad natal, Oleiros. Además, una placa colocada en un monolito del paseo de las ciencias del parque de Santa Margarida, en A Coruña, nos recuerda también sus logros.

 

Ángeles Alvariño

Oceanógrafa

Desde el año 2012, un buque del Instituto Oceanográfico Español surca los mares llevando el nombre de María de los Ángeles Alvariño González, la investigadora nacida en Serantes (Ferrol) en 1916 y considerada como una de las precursoras de la investigación oceanográfica mundial. En los años 50 se convirtió en la primera mujer en participar como investigadora en una campaña de un buque británico y su paso por la Institución Oceanográfica de Woods Hole le permitió dar el salto a Estados Unidos, donde desarrolló buena parte de su carrera. Alvariño descubrió una veintena de especies y fue reconocida como una de las principales autoridades mundiales en el ámbito del zooplancton. Sendas placas le rinden homenaje en el campus de Esteiro, en Ferrol, el parque de las ciencias Isidro Parga Pondal de Santiago de Compostela, y en paseo de las ciencias del Parque de Santa Margarida, en A Coruña..

 

Manuela Barreiro

Farmacéutica

No fue hasta el año 1910 cuando se reconoció el derecho a las mujeres a estudiar una carrera universitaria en este país. Pero antes de eso Manuela Antonia Barreiro Pico (Viveiro, 1877-Madrid, 1953) logró un permiso especial para matricularse en la Universidad de Santiago y convertirse con su título en Farmacia en la primera mujer licenciada en la USC. Solo dos años después, en 1903 Manuela Barreiro regresó a Ribadeo, la localidad donde había vivido desde pequeña con su familia, y abrió su propia farmacia, en la que trabajó hasta el momento de su jubilación, en 1933. El inmueble acoge hoy en día un establecimiento hostelero, pero en la fachada del edificio se puede ver una placa en la que recuerda el papel de Barreiro Pico como pionera. También da nombre a una calle de esa localidad.

 

Olimpia Valencia

Ginecóloga

Olimpia Valencia, licenciada en Medicina por la Universidad de Santiago, nació en el municipio ourensano de Baltar en 1898 aunque desarrolló toda su carrera profesional, así como una intensa actividad social y política, en Vigo. Allí abrió en 1928 un consultorio de medicina general y ginecología, tal como nos lo recuerda hoy en día una placa colocada en la fachada del edificio de la calle Príncipe donde estaba situado. El recuerdo de Olimpia Valencia está también presente en otros puntos diversos de la ciudad: da nombre a una de sus calles, al Centro de Apoyo Tecnológico a la Investigación (CACTI) de la Universidad de Vigo y a un nuevo centro de salud proyectado en la ciudad.

 

María Barbeito

Pedagoga

Su pasión por los entresijos de la enseñanza llevó la profesora, pedagoga, traductora y escritora coruñesa María Nicolasa Paula Barbeito Cerviño (1880-1970) a convertirse en una pionera en Galicia de la introducción de nuevas formas de enseñar como el método creado por la italiana María Montessori o el modelo de los centros de interés de Ovide Decroly. Como profesora, primero, y como inspectora maestra, después, María Barbeito diseñó planes y proyectos empleando materiales y herramientas novedosos e impulsó acciones para velar también por el bienestar socioeconómico de los alumnos. Desde hace cuatro décadas uno de los centros escolares de A Coruña lleva el nombre de María Barbeito y desde hace casi 20 años luce también un busto de esta profesora adelantada a su tiempo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *